01 agosto, 2016

FRANK L. WRIGHT: MONONA TERRACE AND CONVENTION CENTER

 

La Terraza Comunal y Centro de Convenciones Monona (Monona Terrace Community and Convention Center) está ubicado en las orillas del lago Monona en la ciudad de Madison, y es una obra póstuma de Frank Lloyd Wright, si bien el edificio construido ha sufrido muchas modicifaciones y fue desarrollado finalmente por  su aprendiz Tony Puttnam de Talliesin Architects. Controversial y criticado por algunos, ha sido muy valorado por otros, como la investigadora Mary Jane Hamilton, que lo coloca entre las obras más importantes del célebre arquitecto norteamericano, y "uno de los gestor urbanos y cívicos más inspirados de todos los tiempos".


UNA BATALLA DE CASI 60 AÑOS

Frank Lloyd Wright nació en el estado de Wisconsin y siguió sus estudios secundarios en la ciudad de Madison, una bella ciudad rodeada de lagos y bosques, que sin duda estimuló el amor del arquitecto por la naturaleza. De allí, que el famoso arquitecto, que mantenía un espacial afecto por esta ciudad, donde también siguió estudios de ingeniería, haya querido realizar un proyecto que vinculara a Madison con el Lago Monona.


El proyecto, presentado a la municipalidad por primera vez en 1938, fue rechazado por los concejales, quienes lo considaraban una intrusión en el lago y que bloqueaba las vistas desde el capitolio. Confabularon contra el proyecto, el propio Wright, con su arrogancia, su fama de no pagar las cuentas y su mala reputación por sus escándalos sentimentales, además de la ferocidad de algunos concejales que se opusieron de plano y por varias décadas a la ejecución del mismo. A ellos se aunaron grupos de ciudadanos, como el "It's Wright for Wisconsin" que estaba a favor del proyecto y el "It Ain't Wright", que estaba en contra.


La idea fue replanteada hasta en 6 oportunidades a lo largo de los años, modificando el programa y el nivel de intrusión en el lago, la altura de las edificaciones y el grado de aproximación al lago, y a pesar de sus esfuerzos el arquitecto nunca vio el edificio ni siquiera ser aprobado para su construcción, cuando murió en 1959.


Tras múltiples controversias y luego de haber sido pospuesto y cancelado muchas veces, en 1990 se aprobó en un referéndum y por estrecho margen, la necesidad de que la ciudad contara con un centro de convenciones. El proyecto de Wright fue modificado y adaptado por uno de sus aprendices, Tony Puttnam de Talliesin Architects. La construcción del proyecto se inició en 1994 y culminó en 1997, casi 60 años después de que fuera ideado y proyectado por Wright.


ASPECTOS URBANOS

El edificio trasciende su carácter arquitectónico para adquirir un rol urbano en la conexión de la ciudad con el Lago Monona.


Alinéandose visualmente con la llamativa figura del capitolio de Madison, el centro de Convenciones se conecta espacialmente con la Plaza del Capitolio y ofrece un juego de plataformas y jardines que conforman un gran balcón aterrazado que ofrece magníficas vistas del lago.


La intervención no busca mucho protagonismo y evita convertirse en una barrera visual entre la ciudad y el agua, por el contrario, es una invitación que a disfrutar de esta escenografía que es enormemente popular entre los ciudadanos.


Sin embargo, existe un notorio desnivel que el edificio ha sabido resolver para atraer a los visitantes a las orillas del lago. Esta diferencia es absorbida en cuatro niveles desde la terraza hasta el sótano.


Haciendo uso de ascensores y estacionamientos, los visitantes puede llegar hasta el borde del lago, donde es posible ver a mucha gente disfrutando de la pesca en un bello día de verano. Me llamó la atención de la inmediatez de la fachada con este malecón, ya que no hay un espacio plaza o similar que pueda permitir apreciar la fachada del edificio en toda su dimensión.

 
Sin embargo, considerando la conexión de los habitantes con el lago Monona, el edificio puede ser visto desde botes durante el verano o a pie, cuando el lago se congela.


ARQUITECTURA

Las formas curvas de la composición enfatizan el carácter orgánico de la arquitectura de Wright y buscan armonizar con la cúpula del capitolio neoclásico de Madison. Es notoria la intención del arquitecto de proveer de vistas ininterrupidas del lago al interior del edificio, de allí que la fachada sea una gran mampara de vidrio azulado con vanos en forma de arquería que sigue un contorno curvo, aprovechando la orientación del sol.

 
La transparencia de este volumen curvo contrasta con la opacidad de los cilindros que flanquean esta membrana vidriada. Asismismo, la relación con la ciudad no es olvidada, ya que se remarca el eje visual que conecta este espacio con el Capitolio.

El Centro se organiza en cuatro niveles, además de amplias zonas de estacionamiento.

Primer nivel: Consta de salas de exhibición y áreas de carga y descarga de materiales.
 
Segundo nivel: contiene una terraza y la doble altura del salón de exhibición, además de un salón de la fama. En el tercer nivel se encuentran cuartos de servicio y maquinarias. 
 
Cuarto nivel: acoje un gran salón de baile, muy usado para bodas y varios salones para conferencias o eventos, además de una gran terraza interior.
 
 
 Quinto nivel: contiene las terrazas y una cafetería.

Sección


 

Posteriormente se ha adicionado un gran puente de vidrio que une el hotel Hilton con esta obra, pero es obvio que es una adición que no tiene que ver con el lenguaje original del edificio.

 
La terraza pública es un espacio de celebración y encuentro, especialmente popular en el verano, cuando se organizan eventos y bailes públicos.

 

Las formas curvas de la obra son reminiscentes del lenguaje wrightiano de la última etapa de su vida, y evoca aquellos de obras como el Museo Guggenheim de Nueva York, sin embargo algunos detalles como las lámparas y maceteros me hacen recordar a detalles que se encuentran ya desde sus tempranos trabajos como la Casa Robie en Chicago.

El interior enfatiza la relación con el lago y retoma algunos iconos de la ornamentación wrightiana, en la combinación de motivos geométricos, el uso de bóvedas y lámparas, que le otrogan un toque Art Deco.

 
Incluso las alformbras, especialmente diseñadas para el centro, evocan motivos circulares y geométricos.

Asimismo, en el 2007 se llevaron a cabo modificaciones que permitieron mejorar notablemente el desempeño energético y las emisiones del Centro de Convenciones, por lo que ha recibido una certificación LEED oro.


Es obvio que la marca “Frank Lloyd Wright” se ha convertido en un atractivo para la ciudad y el orgullo de sus habitantes, a pesar de que la obra no fue 100% concebida por el arquitecto y que fue la propia ciudad la que detuvo su construcción por décadas. Pero es evidente que el edificio cumple con el propósito urbano y cultural de vincular a la ciudad de Madison con su frente ribereño y de ser un catalizador en la promoción de esta interfase urbano natural..

VER TAMBIÉN

- OTRAS OBRAS DE FRANK L. WRIGHT.

- CENTROS CULTURALES .

No hay comentarios.: