12 diciembre, 2008

LA CASA ESTUDIO DE LUIS BARRAGÁN

EnlaceENGLISH

La casa – estudio de Luis Barragán en México, es una obra maestra de la arquitectura moderna en Latinoamérica y el mundo entero. A pesar de estar sólidamente edificada en los principios del movimiento moderno, el vocabulario de Barragán es claramente mexicano, alejándose de la imagen industrial del vidrio y el acero del Estilo Internacional europeo para buscar transmitir, mediante la solvencia y sencillez de su lenguaje, sensaciones de calidez y belleza, serenidad y contundencia. Es por ello que esta obra, construida en 1947 y remodelada sucesivamente, es la única vivienda individual en América Latina declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO .

ANTECEDENTES

Luego de mudarse de Guadalajara a México, Barragán empezó a incursionar en el desarrollo inmobiliario, creando urbanizaciones tan importantes como el Pedregal de San Ángel, concluida en 1945. Resulta curioso que, a pesar del éxito comercial de este suburbio, Barragán haya escogido para su vivienda el barrio popular de Tacubaya, donde en 1943 desarrolló su primera vivienda en el número 20 de la calle General Ramírez, y que le sirvió de laboratorio para desarrollar sus ideas de arquitectura.

Casa Ortega, en el número 20, primera casa experimental del Barragán.

Posteriormente vendería esta vivienda (que sería conoce como la casa Ortega) y, en la misma cuadra, construiría su vivienda en el número 14 y su estudio en el número 12.

CONCEPTO

Como otras obras de Barragán, la fachada modestísima no da cuenta de la riqueza arquitectónica que se encierra tras ella. Como una muestra de sencillez, la composición de fachada y el acabado de la misma son muy austeros, integrándose con las casas vecinas, y cuyo único adorno lo constituye una ventana saliente conformando una caja de rejas en retícula .

Detalles de la fachada y la ventana saliente.

Dos aspectos matizan la intensa experiencia de recorrer la casa: la concepción de la luz y el manejo del color. Ambos estimulan la pupila desde el sosiego de plácidos ambientes hasta el vívido contraste de rosados y amarillos con glaucos tonos y la cálida madera.


El diseño es una dramática sucesión de espacios que se concatenan generando efectos visuales y espaciales, pero al mismo tiempo se organizan en un todo integral y balanceado. Es al mismo tiempo un espacio monástico y sensual, amplio e íntimo, una parte y un todo. Como escribía Alfonso Alfaro:
“Luis Barragán es un creador de espacios serenos pero por cuya biblioteca deambulan fantasmas inquietantes: Él es al mismo tiempo un asceta y un dandy, un empresario y un artista, amigo de las Reverendas Madres Capuchinas y lector de Baudelaire, devoto de San Francisco y cercano a los muralistas, exquisito y rural; un hombre, en fin, cuya herencia barroca se expresa en una obra casi del budismo zen”.


Fachadas y cortes. Imágenes cortesía de Casa Luis Barragán


PRIMER NIVEL


Primera planta. Imagen cortesía de Casa Luis Barragán
La fachada austera no deja lugar a imaginar la serie de impactos visuales que se desarrollan al interior de ella. Solamente al ingresar nos recibe una pequeña habitación ámbar, un espacio alargado de piso volcánico de paredes retranqueadas. En una de las paredes de este recibo, recubierta de madera, se adosa una plataforma de madera a modo de banca, un gesto que me recuerda al recibo de la Capilla de las Capuchinas en Tlalpan.

Recibo. Foto cortesía de Casa Luis Barragán


Al traspasar este pequeño espacio nos encontramos con un llamativo muro de color rosa, perteneciente al vestíbulo.

Vestíbulo. Foto cortesía de Casa Luis Barragán
Este colorido fondo contrasta con el blanco del resto del ambiente, en torno al cual se organizan las circulaciones tanto en el primer nivel (hacia la zona de servicios como la zona social) así como las escaleras al segundo nivel, una volumetría masiva sin barandas reminiscente de la arquitectura mestiza colonial (fue inevitable mi asociación de este espacio con algunos rincones del Monasterio de Santa Catalina en Arequipa). Precisamente las escaleras se hallan adornadas con un cuadro dorado de Matías Goeritz, pintor polaco con quien Barragán mantuvo amistad por muchos años.

Alineación al centroVestíbulo. Foto cortesía de Paula Moya

De la escala íntima del vestíbulo pasamos a la doble altura de la estancia biblioteca en donde el espacio se expande con cierta dosis de monumentalidad. No es sin embargo una entrada directa, ya que nos recibe un biombo y al voltear, la mirada hacia el jardín, el cual se integra francamente al interior a través de una generosa mampara cuadrada en forma de cruz.


En este momento experimenté un dejá vu… Yo he visto esto antes en algún sitio… ¡Claro! ¡Es la Iglesia Sobre el Agua de Tadao Ando! Cuando lo comento con el guía, me refiere efectivamente que, durante su visita a esta casa, Ando confesó que este espacio fue de inspiración para su afamada iglesia, sin que el japonés ocultara su admiración por el arquitecto mexicano.
Esta ventana se vale también un recurso interesante, ya que diera la impresión de estar empotrada en un profundo muro, a la usanza de las casas coloniales. Barragán utiliza este ardid frecuentemente, ya que si bien sus muros son delgados, se vale en este caso de un depósito para dar profundidad a la mampara.

Estancia. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

Un gesto semejante puede percibirse en la biblioteca contigua, en una ventana cuadrada que es la misma que se proyectaba en la fachada. Esa proyección permite darle profundidad al muro de la biblioteca, al tiempo que los vidrios opacos la separan visualmente del mundano exterior.

Esta ventana prominente viene a ser una ventana hundida en la biblioteca

En esta biblioteca se encuentra una impresionante escalera, ligerísima, que se pliega hasta ascender hasta la sala de música, separada de la biblioteca por un tabique a media altura.


Bibioteca, con la escalera hacia la sala de música. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

La biblioteca también se organiza mediante varios biombos que si bien separan sus funciones, permiten que el espacio sea apreciado como un espacio único.

Biblioteca. Foto cortesía de Casa Luis Barragán


La estancia biblioteca se comunica hacia el taller, un espacio de doble altura y ventanas altas, desvinculado del mundo, cuyo techo de madera pintado de amarillo le da un carácter especial a este espacio de máxima concentración y trabajo. Como dijimos, el taller tiene también su entrada independiente desde la calle, aunque ésta no da al ambiente de trabajo propiamente dicho, sino a una secretaría y ambientes de recepción. Pero el taller, este santuario de creación, se encuentra aislado del contacto visual precisamente para dar intimidad al maestro. Sólo el volumen de la escalera se impone con presencia en el espacio, de pisos de madera, paredes blancas e iluminado cenitalmente.
Taller. Foto cortesía de Casa Luis Barragán
Al otro extremo de la casa, hacia el jardín se encuentran los servicios, la cocina, el desayunador y el comedor. Estos ambientes se encuentran diseñados para gozar de vistas hacia el jardín, el desayunador aprovecha la incidencia solar matutina para bañarse de luz a través de una estrecha ventana alta.

Desayunador. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

En tanto, el comedor, de mobiliario sencillo, goza de una espléndida vista a través de una generosa ventana. Decora el ambiente un cuadro de un Arcángel, del afamado artista mexicano Jesús Chucho Reyes.

Comedor. Nótese que la mesa está adosada y tiene una sola cabecera, pues a Barragán le gustaba ser el único quien presidiera las cenas. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

SEGUNDO NIVEL

Segunda planta. Imagen cortesía de Casa Luis Barragán

El vestíbulo que comentáramos al principio del primer nivel nos conduce a la segunda planta, al vestidor o Cuarto de Cristo, un espacio de luz amarilla que distribuye la circulación a las habitaciones del maestro y a la terraza y que, como diría Barragán, “reduce las tensiones traídas del exterior” antes de ingresar a su aposento.

Cuarto de Cristo. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

Aquí especialmente (como en toda la casa) pueden apreciarse dos características de la personalidad del arquitecto: su respeto por la soledad y su fervor religioso. Barragán nunca se casó ni tuvo hijos (lo cual no le impidió haber sido muy popular con las mujeres) de allí que sus aposentos eran sólo para él. De allí que el mobiliario refleja su austeridad, como la simple y larga cama (no olvidemos que Barragán medía 1.90 m) los muebles simples y los objetos religiosos.

Dormitorio principal. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

Junto a su dormitorio se ubica la habitación de la tarde o Cuarto Blanco, un ambiente que también comparte ese aire monacal y circunspecto.

Cuarto blanco. Fotos cortesía de Casa Luis Barragán

Hacia el otro lado de la casa, mirando a la calle se ubica la habitación de huéspedes (aquí había antes una terraza) y contigua a ella se encuentra la sala de música o tapanco, que como dijimos, se vincula a la biblioteca mediante una ligera escalera. Desde aquí puede leerse la continuidad del espacio a través de las vigas.
El guía nos muestra una ventana que al abrirse conforma una cruz de luz. “No sé si el espíritu de Tadao Ando me persigue” le comenté “pero esta idea me recuerda poderosamente a su Iglesia de la luz en Osaka”.
“Así es”, respondió el guía. “Ando declaró aquí que la idea de esta ventana fue una inspiración en la concepción del tema de su iglesia”.

Dormitorio de visitas. Nótese la forma en cruz de la ventana. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

LOS ESPACIOS EXTERIORES

Desde el taller, una salida indirecta nos conduce al patio de las ollas, un exquisito espacio cuya escala perfecta perspira intimidad y serenidad, y en el que el arquitecto incluye una pileta, una pátina de agua, un gesto que repetiría en muchas otras de sus obras.
Patio de las ollas. Foto cortesía de Casa Luis Barragán

Las ollas de distintos tamaños, símbolo de la artesanía mexicana, contrastan con la pared rosada donde repta una enredadera.

De esta sublime intimidad pasamos al jardín, el cual el arquitecto dejó crecer en libertad y de allí su apariencia semi-natural. Es posible también ver desde aquí las cicatrices de numerosas intervenciones y remodelaciones a la casa, que el arquitecto no se esforzó en disimular.

Jardín. Foto cortesía de Casa Luis Barragán
LA TERRAZA

Terraza. Imagen cortesía de Casa Luis Barragán

En la terraza, a la que se accede desde el Cuarto de Cristo en la segunda planta, el arquitecto despliega su maestría al trabajar los requerimientos funcionales como tanques de agua, lavandería y cuartos de servicio para dotarlos de poesía en una serie de planos y volúmenes que conforman una composición abstracta y un laboratorio cromático.

Terraza. Fotos cortesía de sachiyo

CONCLUSIÓN

Creo que esta es una de las visitas que más me haya impresionado. Al salir, es difícil poder resumir el sinnúmero de sensaciones almacenadas en el recorrido, es difícil reproducir en palabras la belleza que estos espacios transmiten. Ha sido una lección de contundencia y claridad en los principios arquitectónicos y los postulados de la arquitectura moderna. Pero es fundamentalmente una lección de humildad, de cómo se puede lograr tanto con tan pocos recursos, de cómo se puede llegar a ser eterno sin aspavientos, de cómo mediante el silencio se puede decir tanto. Algo característico en la arquitectura del gran maestro Luis Barragán.


VER TAMBIEN

-
OTRAS OBRAS DE LUIS BARRAGÁN


- VIVIENDA UNIFAMILIAR

- ENLACES EXTERNOS


Junto a mi amable anfitrión y amigo, el arquitecto Paco Perez V.

15 comentarios:

Jesus Lopez dijo...

Si, esa casa es maravillosa, las sensaciones que transmiten son indescriptibles.

A mi me gusta mucho el patio de las ollas, y la casa completa es como un escape del caos de la ciudad de Mexico.

Una pregunta, con un amigo hicimos modelos en 3d de la casa Galvez, y la casa Gilardi, usted cree que haya problemas con los derechos de autor si las ponemos online.

Carlos Zeballos dijo...

Bueno, entiendo que los derechos de autor son de las fotografías, pero en cuanto a los dibujos te pertenecen a tí, y un 3D viene a ser un dibujo realista.
De hecho, espero hacer un análisis de las plantas en 3D en cuanto tenga tiempo.
Mucha suerte!

Federico García Barba dijo...

Yo estuve también en otra vivienda diseñada por Barragán en Ciudad de Mexico, la Casa Gilardi, y saqué la impresión de estar ante una arquitectura muy contenida y emocionante.
Solo con el tratamiento del color, las texturas de los muros , la sabia canalización de la luz y la disposición de muebles y vegetación se estaba ante una arquitectura que transmitía un alto grado de poesía.
Como diría Bachelard, la redundancia era muy alta entre observador y creador.
Fué el propio cliente, Gillardi, el que nos acogió en una recepción con motivo de uno de los primeros Seminarios de Arquitectura Latinoamericana.
Sin embargo, las anécdotas que contaba de Barragán me inspiraron algunas dudas. Su exigencia estética era tan alta como para comprometer a sus usuarios con una disposión exacta y constante de un ramo de flores por ejemplo.
No sé si es muy humano tanta pasión por la belleza percibida.

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Federico
Vaya, ese es un dato muy interesante, no lo sabía. Espero hacer un futuro post sobre la casa Gilardi e investigar lo que comentas. No sería de extrañar, a los arquitectos a veces nos gana la tentación de querer controlar la vida de nuestros clientes sobre la base de nuestros propios principios estéticos.
Un saludo

Fredy Ovando Grajales dijo...

Cada semestre visito las casas Barragán y Gilardi con mis alumnos y siempre encontramos modos distintos de disfrutarlas. En la casa Gilardi, por ejemplo, la actual propietaria es una magnifica persona cuya amabilidad enriquece sobremanera la experiencia de visitar esa importante obra de Luis Barragán. Espero que hayas podido ver esa casa Carlos, y si no pudiste, cuando vuelvas a México vamos juntos a verla. Saludos.

Carlos Zeballos dijo...

Estimado Fredy.
Prometo comentar la casa Gilardi en un futuro próximo.
Me gustó bastante.
Felicitaciones por tu trabajo con los alumnos
Un abrazo

concha roa dijo...

Que gracia Carlos, yo visite la casa una semana antes que tu y me sorprende que te dejaran tomar fotografias, por lo de los derechos de autor que insistentemente nos repitio el guia,solo pudimos tomar de la azotea.
en cuanto al comentario sobre la casa gilardi )publicar los planos), la dueña, (estoy de acuerdo que es encantadora) pues nos dejo entrar a una arquitecta inglesa y otra española previo donativo de 10 US$ cada una, solo nas dejo hacer una foto de la alberca, bajo promesa de no publicarla jamas, otra vez los derechos de autor.de todos modos enhorabuena por tu moleskine.

Carlos Zeballos dijo...

No, no me dejaron tomar fotografías. Todas las fotos interiores publicadas en este post son de la web.
Eso de los derechos de autor realmente es una macana. Una cosa es publicar en un libro, ero otra muy diferente es usarlas para uno mismo.
Pienso que tiene que ver con el negocio de venta de publicaciones.
Muchas gracias concha roa, y un cordial saludo.

Anónimo dijo...

excelente arquitectura la de barragan. y dejo un comentario nos hiciera en un taller un arquitecto español: Octavio Mestre, nos contó sobre su experiencia visitando las casas de gilardi y barragan. no recuerdo exactamente sus palabras: que habia visto cientos de fotos, habia hecho maquetas. la habia estudiado muchas veces, pero al visitar estas casas hay mucho mas de lo que siempre parece, barragan es dueño de una sutileza que no habia visto en su vida.
apenas unos meses despues visité las casas, y era en verdad grandiosa la forma en que uno sabia quer era lo que iba a ver y aun asi la sorpreza que causa la sutileza. en especial comento algo que no he visto en ningun foro, todas las ventanas que dan al jardin muestran algo en general diferente dentro del mismo jardin y mas imprecionante en el cuarto blanco. por que en una ventana muestra el jardin casi tropical y en la siguiente muestra una vegetación totalmente diferente si no me equivoco son mezquites.
bueno de este comentario largisimo espero se saque algo bueno. gracias

Inversiones en oro dijo...

La arquitectura es sin duda un arte que no muchas personas pueden tener, me gustan mucho tus blogs porque presentan verdaderas artes de arquitectura.

Anónimo dijo...

hola necesito hacer una maqueta de la casa de luis barragan y no se como comenzar alguien seria tan amable de ayudarme por favor apenas estoyn en segundo semestre de arquitectura y no se como, les agradeceria que me respondieran gracias

Carlos Zeballos dijo...

Hola
Puedes comenzar copiando las plantas a autocad u otro programa CAD y escalándolas a un tamaño real (toma la escala como referencia).
Luego imprimes la planta y empiezas a preparar las bases y muros de acuerdo a ella.
Suerte

Anónimo dijo...

alguien sabe de algun modelo de 3D de los interiores de la casa de luis barragan

Revolucion en mi lado izquierdo dijo...

MUY BUEN TRABAJO ( LUIS BARRAGAN UN GRAN MAESTRO ARQUITECTO ) SALUDOS ¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Excelente entrada!. Muchas gracias por ilustrar muchos rincones poco conocidos de la casa. Es una obra maestra y acabo de escribir una breve entrada sobre la ventana de la sala (no me habia fijado en la conexión Ando-Barragán) y las ideas de Barragán sobre las casas de vidrio. Adjunto el enlace por si a alguien le interesa echarle una ojeada:
http://bailarsobrearquitectura.wordpress.com/2013/03/17/modernos-y-ventanas-2/
Saludos y enhorabuena por el blog!
iago lópez.