24 febrero, 2008

CASA MILÀ. ANTONIO GAUDÍ.


Resulta interesante comprobar cómo mientras Frank L. Wright ponía en práctica los principios de su arquitectura orgánica (basada en la integración del desarrollo humano con la naturaleza) en sus llamadas casas pradera en Chicago, al mismo tiempo, en Barcelona, Antoni Gaudí partía de conceptos similares para llegar a resultados completamente diferentes.

En efecto, a fines del siglo XIX y comienzos del XX, Europa veía el auge del movimiento conocido como Art Nouveau (tal como se le denominó en Francia y Bélgica. En Alemania se le llamó Jugendstil, Florale en Italia, Modern Style en Inglaterra (por cuyo exponente máximo, Charles Mackintosh, se denomina también Glasgow Style), Sezession en Austria, y en España se le conoció como Modernismo). Este estilo fue una respuesta a la producción en serie de la revolución insdustrial y se caracterizó por la aplicación de líneas curvas y formas naturales.

Antoni (o su castellanización Antonio) Gaudí, fue el máximo exponente del Modernismo en España y en general de la arquitectura modernista en Europa. La obra de Gaudí integra arquitectura, estructura y mobiliario con escultura, y hace a la vez un alarde de ingeniería e innovación estructural dado que el arquitecto estudiaba cuidadosamente las relaciones de las cargas y la geometría de sus edificios.

Muchos autores han señalado que Gaudí se inspiró en las formaciones rocosas de la mítica montaña catalana de Montserrat.
Foto cortesía de Pingüino.

Otros mencionan que Gaudí se habría inspirado en las formaciones rocosas de Cappadocia, Turquía, para la concepción de la casa Milà .
Foto cortesía de David Quarrion


MILÀ Y GAUDÍ.

Pere Milà había visto la impresionante remodelación de la casa Batlló (1904-06) y en tal sentido encomendó a Gaudí, quien gozaba de buena reputación entre la élite barcelonesa, el diseño de un edificio que incluya su propia residencia y de otros 20 departamentos para arrendar. El proyecto debería contemplar además áticos, cocheras, cuadras para caballos y un estacionamiento para automóbiles (uno de los primeros en construirse en Europa).

Para la excepcional construcción de la casa, que se realizó entre 1906 y 1910, Gaudí contó con la posterior participación de varios profesionales, como el arquitecto Josep Maria Jujol (quien sería su más cercano colaborador hasta su muerte) y el constructor Josep Bayo. Así mismo, el exquisito estucado de los techos estuvo en manos de Joan Beltrán y el trabajo en la rejas de metal en los balcones a cargo de maestros los hermanos forjadores Badia.

Dos plantas de la casa

Sin embargo, la obra de Gaudí no fue exenta de polémica. La casa que diseñó en 1905 para la familia Milà fue comúnmente conocida como "la Pedrera", en relación a su apariencia de cantera de piedra. Hoy en día "La Pedrera" no es más un nombre peyorativo, sino un apelativo con el que los barceloneses designan orgullosos a este monumento. La propia dueña, doña Rosario Segismón, quien nunca había estado muy de acuerdo con la arquitectura de su casa ni el diseño de su mobiliario, transformó el interior de la primera planta en un estilo Luis XVII en 1926, a la muerte del arquitecto.

"El verdadero destino de la casa Mila. Caricatura de Joan Junceda, 1925, cortesía de La Pedrera educació"

Concepción

Se trata en realidad de un edifico dual, es decir dos edificios unidos en los que los elementos arquitectónicos se relacionan entre sí. Además de la residencia de los Milà que ocupaba todo el segundo nivel, cada piso estaba compuesto por 4 departamentos.

Se trata en realidad de dos edificios adosados. Modelo en 3D, fuente Sketch up por fernando.

Las habitaciones se organizan al rededor de dos patios que las dotan de iluminación y ventilación. Por tanto, cada departamento gozaba de vista tanto a la calle como hacia el patio interior. Se accede a las viviendas a través de un corredor que sigue el contorno de los patios.

Corredor interior organiza los departamentos en torno a los patios. Foto C. Zeballos

La Fachada

La casa Milà se emplaza en un terreno de 1000 ubicado una esquina, enfrentando al Paseo de la Gracia, una concurrida y amplia vía en una zona de elevado status social (anteriormente este moleskine se ha referido al urbanismo en Barcelona). Gaudí aprovechó esta ubicación en esquina para plantear una impresionante fachada ondulante recubierta en piedra, en las que su ubican con libertad grandes ventanas.

Detalle de la fachada. Foto C. Zeballos

La libertad con la que se desenvuelve la fachada con respecto a la estructura es una referencia de Gaudí de la piel cubriendo el esqueleto.


La composición de la fachada plantea tres zonas diferenciadas:
  • Una base conformada por una galería de gruesas columnas sobre las que se asienta el edificio.
  • El cuerpo de 6 niveles, que mantiene la misma altura que edificios vecinos y en cuyos pliegues de áspera piel se disponen las ventanas asemejando cuevas en una montaña. En estas grandes ventanas, se disponen balcones de fierro que simbolizan elementos vegetales.
  • La cobertura, compuesta por el ático y la terraza, recubierta de mosaicos blancos y que sobresale distintivamente del perfil de la cuadra (esto le acarreó grandes problemas a Gaudí, ya que el Concejo quiso multar a Milà por contruir más allá de la altura permitida).
Detalles de los balcones de fierro forjado cuyas formas contrastan armónicamente con la contundencia de la fachada de piedra.
Fotos C. Zeballos

Interior

La relación entre el interior y el exterior del edificio es muy franca, un aspecto que es enfatizado por la transparecia de las puertas de vidrio y por la presencia generosa de los patios.
El primero de ellos es circular y es muy interesante la sensación de escala al ingresar a este gran tubo y ver hacia arriba, observando el meticuloso trabajo de la fachada interior.

"All the way up" Foto del patio circular cortesía de Douglas T. Mo.

Al ingresar, una escalera monumental conduce al departamento de los Milà, el cual ocupa todo el segundo nivel.

Escalera monumental que conduce al departamento de los dueños.
Foto cortesía de thisismyscope


El segundo patio es un poco más grande y de forma ovalada. Entre ambos patios se encuentra un pozo de ventilación, donde se colocaron los ductos de descarga pluvial. Un gesto similar ocurre en el segundo patio, donde una escalera de servicio parece flotar en medio del ambiente.

Vistas del patio elíptico y detalle de la escalera de servicio de los Milà
Fotos C. Zeballos

Además, Gaudí introdujo el innovador uso de un ascensor exclusivo para los inquilinos de la casa. Las escaleras de servicio se encuentran ocultas en la parte posterior.

Detalle de las escaleras de servicio. Foto C. Zeballos

Estructura

Para la concepción estructural de la casa, Gaudí se basó en la observación del comportamiento de elementos de la naturaleza, que estudió cuidadosamente a través de modelos. Algunos de esos principios son ilustrados en una exposición montada en el ático de la casa.

Gaudí experimentaba con complejos sistemas de pesas unidas por piolas de cuerda para estudiar el comportamiento de las cargas.
Foto C. Zeballos

El edificio se sostiene sobre vigas de hierro y columnas de piedra y ladrillo, " inclinados en función de las líneas de carga para conseguir que trabajen a la compresión pura". Las paredes, se organizan libremente ya que no tienen función estructural.

Al sostener al edificio en columnas, las paredes podían disponerse libremente. Ninguna planta es igual.
Foto de maqueta, C. Zeballos

La fachada es un muro cortina de piedra de montjuïc, que envuelve la estructura principal, "colgado de unos perfiles IPN sujetos a los cantos del forjado, y liberado completamente de cualquier función estrucutral. Se apoya en algunos puntos en el mismo suelo (como en la famosa columna que queda en medio de la calle), pero es un sistema estructural completamente independiente."

Maqueta de las columnas a las que se adosa la fachada como una piel
Foto C. Zeballos

El techo de la cochera se sostiene gracias a una estructura metálica en forma de sombrilla, ubicada bajo el patio circular.

Techo
"Un inmueble debe tener dos techumbres, de la misma manera que una persona tiene cabello y sombrero".

Antoni Gaudi

La casa Milà tiene dos techumbres, el ático y la terraza. La estructura del ático se basa en una sucesión de arcos de ladrillo formando una catenaria, que ayudan a distribuir el peso de la terraza. Esta singular bóveda está compuesta por 270 arcos de ladrillo.

Maqueta de secuencia de arcos en el techo. Los elementos circulares son escaleras, que a su vez almacentaban tanques de agua para abastecimiento.

Estudio de los arcos en catenaria que soportan la terraza.
Fotos de maquetas C. Zeballos

Este bello espacio, que recuerda a la arquitectura religiosa europea (me evoca poderosamente las criptas de la abadía en Mont-Saint Michel) fue destinado por Gaudí para el lavado y secado de ropa.

Arcos parabólicos en el ático.
Fotocortesía de amyb

La secuencia de arcos de distinta altura condiciona la ondulante topografía de la azotea, la que se recorre a través de una secuencia de escalinatas. Este detalle es un ardid para evitar el resquebrajamiento de las grandes superficies plantas típicas de las terrazas, un espacio normalmente relegado por los arquitectos en aquella época..

El trabajo de la terraza es impresionante, realmente cautivador, que estimula a recorrerlo y a la vez a observarlo con detalle. Llama la atención tratamiento escultórico los tanques de agua y de las chimeneas, a veces solas o agrupadas, cuyas formas asemejan cascos de guerreros medievales (Me pregunto si George Lucas no se habrá inspirado aquí para la creación del casco de Darth Vader... la referencia es inevitable).

Chimeneas. Foto C. Zeballos

Algunas de las formas escultóricas son cubiertas de estuque, otras de pedazos de cerámica y hasta de botellas.

Originales texturas hecha con restos de botellas y cerámica. Gaudí usaba objetos de desecho para organizarlos como elementos decorativos.
Fotos C. Zeballos

La casa Milà fue la última obra civil ejecutada por Gaudí, antes de centrarse de lleno en el desarrollo de la iglesia de la Sagrada Familia. Fue declarada patrimonio de la humanidad por UNESCO en 1984 y pertenece actualmente a la Caixa Catalunya. En palabras de Michel Tapié, se desprende de La Pedrera un lirismo profundo, tan complejo como sólido, tan misteriosamente poético como formalmente estructurado, tan libremente lírico como pragmáticamente resuelto.

Presionar aquí para ver un video de la visita a La Pedrera con la música del álbum Gaudí (1987) de Alan Parsons Project.




Esta nota ha sido aumentada y corregida gracias a la colaboración de Jaume Prat. Para ver más información, revisar los comentarios.

VER TAMBIEN
- VIVIENDA

- ARQUITECTURA EN BARCELONA

20 comentarios:

ShaelKoNef dijo...

excelente post.. como todos los tuyos.

Una salvedad.. en varias de las partes del post(en concepcion, por ejemplo), pareciecen que las imagenes no se han cargado, tal vez te comiste algun caracter del lenguaje HTML o hay un conflicto.

saludos

Carlos Zeballos dijo...

¡Mil gracias por el dato!
A veces no sé que pasa con el blogger, el post estaba completo ayer y de pronto... las fotos se desvanecieron.

He recargado las fotos además de un video de la visita.

Un abrazo

Andrea Jimenez dijo...

Carlos,
Gracias por tu comentario, me alegra saber que cada vez somo más los que formamos parte de la blogósfera. Yo seguiré posteando, espero te guste y comenzaré a visitar tu blog que se ve muy interesante también.
Te cuento que el año pasado tuve la opotunidad de realizar un viaje a Japón, y quedé fascinada con la arquitectura; asi que, mucha suerte por allá, y sigue disfrutando de las maravillas que se construyen a diario. saludos

Carlos Zeballos dijo...

Andrea
¿Así que estuviste en Japón? ¡Qué bueno! El mundo es un pañuelo... No dejes de avisar si vuelves por acá.
Un cordial saludo

Diana dijo...

una pregunta sabes donde puedo conseguir los planos de la casa la pedrera de gaudí o de la casa tassel?
porfavor ojala me puedas ayudar

Diana dijo...

hala tu blog me a ayudado mucho....tal vez tu me puedes ayudar. Necesito los planos de la casa la pedrra de gaudí o de la casa tassel y no encuentro...ojala me puedas ayudar ...gacias

Diana dijo...

una pregunta sabes donde puedo conseguir los planos de la casa la pedrera de gaudí o de la casa tassel?
porfavor ojala me puedas ayudar

Diana dijo...

una pregunta sabes donde puedo conseguir los planos de la casa la pedrera de gaudí o de la casa tassel?
porfavor ojala me puedas ayudar

Diana dijo...

una pregunta sabes donde puedo conseguir los planos de la casa la pedrera de gaudí o de la casa tassel?
porfavor ojala me puedas ayudar

Carlos Zeballos dijo...

Hola Diana.
Espero que te sirvan los planos que encontré.
Un saludo

jaume prat dijo...

Gran comentario sobre Gaudí. Como barcelonés que soy, siempre he pasado por delante de este edificio, que es mi favorito de la ciudad. Cuando yo era pequeño (tengo 33 años y hablo de hará unos 20 o 25) era uno de los edificios más degradados todo el Passeig de Gràcia, y dentro de él había bingos, casas de prostitución y pisos vacíos. Luego se le hizo el famoso lavado de cara que celebró (o propició, no lo tengo muy claro) su transformación en patrimonio mundial de la humanidad y se convirtió en el cadáver exquisito que es ahora.
Curiosamente, hasta entonces, no era un edificio muy querido, y sí tremendamente desconocido. Tardé años en saber de la belleza de sus patios interiores.

Señalaré algunas inexactitudes que creo que conviene puntualizar: la más importante de ellas es que la fachada no es portante. Se trata de un auténtico muro cortina de piedra de montjuïc, colgado de unos perfiles IPN sujetos a los cantos del forjado, y liberado completamente de cualquier función estrucutral. Se apoya en algunos puntos en el mismo suelo (como en la famosa columna que queda en medio de la calle), pero es un sistema estructural completamente independiente.
La segunda es que no todos los pilares son de acero. De hecho, lo son una amplísima minoría. Los revestimientos de piedra y ladrillo que apuntas en el post son lo que realmente aguantan la mayoría de los pilares, inclinados en función de las líneas de carga para conseguir que trabajen a la compresión pura (cosa que viene de las maquetas funiculares como la que retratas en tu artículo). Las viguetas sí son todas metálicas.
El célebre último piso es un añadido posterior, que salió del lápiz del propio Gaudí. Por ello se emplean esos muros de ladrillo de 5 cm, a 70 cm de distancia entre ellos: no hay un solo gramo de hierro en toda la planta. 70 cm es la distancia máxima que puede soportar un forjado de unos 6 o 7 cm de cerámica sujeto con yeso y cemento portland, sin armar. Y los arcos son catenáricos (no parabólicos) para evitar cualquier tensión no dada por la compresión pura. (cabe señalar que, para Gaudí, la compresión es la clave de la arquitectura, o una de ellas)

Jujol no participa directamente en el proyecto: más bien queda subcontratado como director de la decoración. Sus partes son siempre claramente reconocibles, porque Gaudí usa su trabajo para ensamblarlo a su obra como si de un collage se tratase: las barandillas, los medallones de yeso del cielo raso, algunos frescos, etc etc. Quien sí queda encargado de la obra es Josep Canaleta, interesante arquitecto de Vic que recibe órdenes de Gaudí de dibujar todo el edificio a 1/20 directamente: para ello se fabrica unas mesas de dibujo en forma de donut, con los agujeros del donut coincidiendo con los patios. Él se desplaza arriba y abajo de la mesa, sacando el cuerpo por los patios, para ir dibujando.
Todo el trabajo se realiza in situ, montando un taller especial en el mismo solar, producto de derribar parcialmente el edificio preexistente.

Por último, decir que el edificio jamás se terminó: Gaudí (y, en este caso, también Jujol) lo conciben como un gigantesco pedestal para una estátua de la virgen, que se encarga a Aleix Clapés, que llega a esculpir la imagen final. No se coloca por culpa de los terribles sucesos de la setmana tràgica, donde se queman 40 conventos de la ciudad.
También falta un sistema de riego que hubiese convertido las terrazas en jardines tropicales en miniatura, y que se ejecuta sólo parcialmente.

Carlos Zeballos dijo...

Estimado Jaume:
Extraordinario tu aporte. He corregido y aumentado algunas cosas en el post, pero he preferido que la gente vea el comentario completo como un magnífico complemento.
Enormemente agradecido.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

carlos: soy Franco Picchioni , estudiante de arquitectura de la facultad nacional de mar del plata (argentina) y la verdad queria decirte que tu trabajo sobre la cas milá de antoní Gaudi me parecio muy bueno y ademas me sirvio de ayuda para realizar una monografia sobre el modernismo catalan...realmente gracias a gente como vos ...QUE COMPARTE SUS TRABAJOS......nosotros podemos acceder a todo esto y realmente nos da una utilidad muy grande...de otra manera deberiamos comprar libros...que muchas veces son muy caros....realmente muchas gracias y espero que te llegue mi comentario.

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias Franco.
Al contrario, te agradezco yo por leerme. Cada post lleva tras de sí una infinidad de historias: desde los correteos para las visas, los pasajes, el avión que casi te deja, el bus que tomaste para llegar al sitio, malas noches, gente interesante, sabores y olores mil.
Lamentablemente todo eso se olvida pronto si se guarda en un disco duro.
Al publicarlo, regresa a la memoria y cada comentario como el tuyo, además que me anima a seguir publicando, me evoca en un instante muchas de esas experiencias.
Tengo un gratísimo recuerdo de la Argentina, un gran saludo para la gente de tu bello país.

Un abrazo

ricardovargas dijo...

Excelente este post, y excelente todo el Blog, de verdad me ha servido mucho para entender la Arquitectura y saber más y más de las obras de los arquitectos alerededor de mundo. Felicitaciones por poder conocer tan espectaculares lugares.

Inversiones en oro dijo...

La arquitectura es sin duda un arte que no muchas personas pueden tener, me gustan mucho tus blogs porque presentan verdaderas artes de arquitectura.

Alarmas contra incendio dijo...

Esta es mi obra preferida. Me imagino que dificil seria haber sido dibujante de Gaudi en esa epoca que no se usaba el autocad ni revit,modelado por solidos parametricos y todas esas cosas de hoy dia.

Carlos Zeballos dijo...

Jajaja. Si, realmente debió haber requerido mucha paciencia ser su dibujante, era un genio pero cambiaba los planos muchas veces, incluso en obra.
Un saludo

Sofía dijo...

Veo esto y quedo impactada. Gaudi me fascina sin dudas.
La arquitectura me apasiona,y apreciar esste tipo de estructuras me deja asombrada realmente.
Desde mi humilde y bien basico departamento en Buenos Aires les mando un cálido saludos!

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Sofía. Cálidos saludos recibidos y reenviados afectuosamente a la Argenina.