31 julio, 2009

EL COLISEO ROMANO

Foto cortesía de Stuck in customs
ENGLISH

El Anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo Romano, es el edificio más conspicuo de la capital italiana. Es uno de esos edificios que, como comentáramos anteriormente, se convierten en símbolos de una ciudad y hasta de un país. Es el referente urbano más notable en la antigua Roma, visible desde cualquier parte de la zona monumental, aunque para nosotros apareció de sorpresa al acercarnos por la colina Esquilina (lo cual fue mucho más impactante).

Burning Rom(e). Foto cortesía de Alena Romanenko

Es patrimonio de la UNESCO y fue elegido como una de las 7 maravillas del mundo moderno, tal vez no sólo por el monumento en sí, sino por simbolizar el aporte del Imperio Romano a la civilización occidental. Fue un centro dedicado a la diversión y a la muerte, pero fue sobre todo una efectiva forma de propaganda política y de control social a la población.


ANTECEDENTES.

En el año 66 d.C. estalló una revuelta en Judea contra la tiranía romana. El entonces emperador Nerón envió al general Vespaciano a controlarla (un tiempo antes Nerón había exiliado a Vespaciano por haberse quedado dormido en una de las insufribles representaciones del emperador-artista). En el 68, bastante impopular por los abusivos impuestos con los que había sometido a Roma, Nerón fue declarado enemigo del imperio y se suicidó. La crisis política que sucedió a su muerte vio 3 emperadores en un año, hasta que el senado buscó una figura respetable para que se encargara del imperio. Vespaciano dejó entonces a su hijo Tito a cargo de la guerra contra los judíos y asumió como emperador, no por derecho de sangre sino por sus dotes de gran general, fundando la dinastía Flavia, de donde le viene el nombre al Anfiteatro.

Al tomar el poder Vespaciano encontró una población descontenta y desocupada, y decidió construir un majestuoso escenario que mantenga a la gente entretenida, alejándola de posibles revueltas. Ante un Estado casi en bancarrota y evitando aumentar los impuestos (lo que había llevado a la debacle a Nerón) utilizó los grandes tesoros del templo de Jerusalén (que finalmente había caído ante Tito en el año 70) y los enormes réditos que produjo la venta de ciudadanos judíos como esclavos para así financiar su anfiteatro.

Maqueta del Templo de Jerusalén, cuyos tesoros sirvieron para la construcción del Coliseo.
El templo fue saqueado por los romanos antes de su destrucción en el 70 d.C.

UBICACIÓN

En un pequeño valle entre las colinas del Palatino, Celio y Esquilino, Nerón había construido un lujoso palacio privado, la Domus Aurea ("Casa de Oro"), frente a una estuatua de 36 metros del emperador y un primoroso lago artificial.

Roma antes de la creación del Coliseo. La Domus Aurea y el Coloso de Nerón se ubican frente a un lago privado del emperador.

La Roma Imperial, con el Coliseo y los foros construidos. Ambos mapas no están en la misma orientación. Como referencia sírvase ubicar en ambos al Circus Maximus

El Coliseo y Roma hoy.

En el 71 d.C. Vespaciano quiso devolver ese espacio al pueblo y ordenó la construcción del anfiteatro en ese lugar. Para ello hizo drenar el lago hacia el Tíber y se dispuso la ejecución de canales circundando el área para desviar el agua freática y pluvial. La estatua de Nerón, sin embargo, fue conservada, y el anfiteatro fue llamado Coliseo debido a su cercanía a esta colosal estatua.

La cercanía al Coloso de Nerón le dio su nombre al Coliseo (en latín Colosseum).

Sin embargo, Vespaciano no vivió para ver su obra terminada. Tras su muerte en el 79, su hijo Tito ascendió al poder, y la culminó el año 80 d.C. Se dice que sólo el día de la inauguración se sacrificaron 5000 bestias en los espectáculos de sangre. Imagine cómo sería la matanza de animales traídos de todo el imperio cuando los juegos de apertura se extendieron por 100 días. Incluso hay quienes aseveran que en oportunidades la arena era inundada de agua y se celebraban batallas navales, pero hay quienes han puesto en duda esta afirmación por la falta de restos de material impermeable.

Según el poeta Marcial y el historiador Suetonius en ocasiones se inundaba la arena del Coliseo y se representaban batallas navales.

DISEÑO

Si bien los griegos definieron la forma del teatro como un conjunto de graderías en semicírculo enfrentando a un escenario, forma que también fue apropiada y difundida a través del imperio romano, el anfiteatro es una invención romana, consistente en un grupo de graderías circulares, ovales o elípticas alrededor de un arena.


Esta diferencia formal acarreaba también un uso y un público distinto. Los teatros en Roma eran usados para obras dramáticas y a ellos acudía una élite culta. Los anfiteatros eran más propicios para deportes o combates, y eran favoritos de varios estratos sociales, incluyendo esclavos. De hecho, se podría decir que el Anfiteatro Flavio representaba en sus diferenciadas graderías a la estratificada sociedad romana: la familia imperial estaba en una posición privilegiada, luego venían los senadores, aristocracia, soldados, el pueblo, los esclavos y en el lugar más alejado de todos, las mujeres.

Maqueta del Coliseo en la Roma Imperial.

La planta tiene forma oval, y mide 188 metros en su eje mayor y 155 en el menor. La arena medía 83 metros en su eje mayor y 48 en el menor.


El diseño original de Vespaciano incluía tres filas de arquerías de medio punto, con pilares de órdenes dórico, jónico y corintio respectivamente.


Los arcos más bajos fueron hechos de piedra, mientras que la segunda y tercera arquería se hicieron de ladrillo y concreto. Fue decorado con finos mármoles, estatuas y frescos en las paredes.

Reconstrucción de la fachada del Coliseo. Los arcos forrados en mármol albergaban estatuas monumentales.

El uso de la isóptica permitió que todos los espectadores puedan tener una adecuada visión de los juegos. Para ello se varió el ángulo de las graderías de 30° a 35° conforme éstas iban ganando altura.

Para facilitar una rápida evacuación de los 50,000 espectadores se implementaron 76 entradas. La entrada del emperador era subterránea, comunicándose directamente con su palacio.

Más tarde, en el 90 d.C. , el emperador Domiciano, el segundo hijo de Vespaciano, efectuó una serie de remodelaciones al monumento a fin de hacerlo más imponente, darle más capacidad, mejor confort y hacer los combates más espectaculares.

Domiciano, incluyó un cerramiento de ladrillo y concreto encima de las arquerías, con lo que el Coliseo alcanzó una altura de 50 metros.

Adición de Domiciano sobre las arquerías de Vespaciano. Foto cortesía de Fotófilo Mimmo

Este ático además sostenía los enormes toldos llamados "velarium" que servían para proteger a los espectadores de la lluvia o el extremo asoleamiento en verano, y eran operados por mil marineros del cabo Miceno.

Reconstrucción del velarium.

Debajo de la arena mandó instalar un hipogeo, un laberinto que albergaba jaulas para animales, rampas y elevadores para gladiadores, que permitían el rápido ingreso de éstos a la arena, y también facilitaban la rápida evacuación de cadáveres de animales y humanos. Sobre el hipogeo había una cubierta de madera que ya no se conserva.

Vistas del hipogeo. Fotos cortesía de Chodaboy

Reconstrucción del hipogeo.

CONSTRUCCIÓN

El Coliseo perfeccionó y utilizó varios elementos constructivos innovadores, utilizados por muchos siglos, algunos hasta hoy.

Si bien el arco fue inventado en Mesopotamia y usado en Egipto y Grecia entre otros (aunque generalmente a menor escala y en drenajes subterráneos) fueron los romanos los que desarrollaron y potenciaron su uso a un nivel monumental. El arco se basa en un principio simple: las cargas se transmiten igualmente a través de las piedras que lo componen (dovelas) hacia los pilares que lo sostienen, y mantiene su forma sin caerse gracias a la presión de una cuña central llamada piedra clave.

Los 80 arcos de 7 metros de alto que conforman cada uno de los 3 pisos del coliseo podían a la vez cubrir una gran altura, sostener una gran carga y a la vez dotal al edifico de ligereza.

Foto cortesía de Rodrigo Larrabure

Al interior, los arcos se engarzan en otro invento perfeccionado por los romanos: la bóveda. Las bóvedas generan espacios amplios, sólidos y elegantes.


La estandarización permitió construir estos elementos repetitivos en masa, a una gran velocidad y sin necesidad de contar con mano de obra demasiado especializada, tales como ladrillos, canterías y los propios arcos.


Entre los materiales que fueron mejorados y utilizados a gran escala destacan:

- El concreto, que permitió dar al mortero una resistencia similar a la piedra, al mezclar cenizas volcánicas, cal y agua. Era también muy maleable, de hecho la palabra hormigón proviene del latín formico, que significa dar forma. Al agregarle piedra pómez lograban aligerar el concreto y al aumentarle cenizas traídas de Pozzuoli, cerca al Vesubio, lograban darle impermeabilidad, llamándolo "puzolánico".

-El ladrillo rojo. Si bien la terracota (terra cotta en latín significa "tierra cocida") había sido usada anteriormente por los romanos para hacer tejas, a partir del Coliseo empezaron a utilizar ladrillos en las paredes y bóvedas


DECADENCIA

Los juegos en el Coliseo continuaron hasta por lo menos el 523, mucho después de la caída de Roma. Sin embargo, el anfiteatro poco a poco fue siendo abandonado y utilizado para otros fines. La arena central fue usada como cementerio, y el interior de las graderías fue transformado en viviendas y talleres, por lo menos hasta fines del siglo XII.

Dibujo medieval del Coliseo en 1469

Mapa de Roma Medieval

En 1200 el Coliseo fue fortificado, siendo usado castillo. Luego se incluyeron allí viviendas y talleres. En 1349 el extremo sur del anfiteatro colapsó merced a un terremoto, y los materiales fueron reutilizados en la reconstrucción de muchos otros edificios en Roma.
Una orden religiosa se instaló en el área norte del Coliseo y vivió allí hasta finales del siglo XIX.


Dibujos de Gianbattista Piranese, 1772

Ante el creciente vandalismo que estaba carcomiendo el monumento, el Papa Benedicto XIV santificó al Coliseo como un lugar donde habían muerto muchos cristianos, prohibiendo su uso como cantera (a pesar de que no hay evidencia de matanzas de cristianos a gran escala en el Anfiteatro). Al interior del Coliseo pueden verse placas de mármol que detallan las obras de restauración llevadas a cabo por los diversos papas.


En 1807 y ante el peligro de colapso de la fachada, se construyó la pared triangular que vemos hoy.

El Coliseo como lugar sacro. Foto de finales del siglo XIX

En 1930 Benito Mussolini excavó y dejó el hipogeo descubierto. Además, realzó al Anfiteatro urbanamente: creó una rotonda circunvalando al Coliseo y lo conectó al monumento a Víctor Manuel II mediante una gran avenida llamada Vía dell'Impero (hoy Via del Fori Imperiali).

Antes y despúes de la creación de la Vía dell'Impero por Mussolini en 1932.
El Duce quería volver a los tiempos de gloria del imperio romano.

En 1995 se llevó a cabo una restauración integral del Coliseo, haciéndolo accesible en un 80% al público.

INFLUENCIA

El Coliseo Romano ha tenido una influencia innegable en el diseño de estadios e infraestructura deportiva a través de los siglos, e inclusive hasta hoy los principios básicos de su composición son repetidos en todo el mundo. En el caso de Hispanoamérica el Coliseo tiene un pariente mucho más cercano, tanto en su forma y funcionamiento como en el tipo de espectáculos que se dan en su interior: la plaza de toros (recomiendo un interesante análisis de Jaume Prat al respecto).

Plaza de Toros de Málaga

****


La película épica Gladiator (2000) contiene tantas falacias e inexactitudes históricas que es más una fantasía hollywoodense que un documento académico. Sin embargo la recreación del Coliseo en medio de una Roma efervescente de multitudes es impresionante.

VER TAMBIEN
- ARQUITECTURA ROMANA
- ESCENARIOS DEPORTIVOS CONTEMPORÁNEOS


30 comentarios:

Antonio Martínez dijo...

Fantástica entrada, como siempre.

DG dijo...

Hola Carlos!

La verdad que el blog es una maravilla para ver y para aprender!

Esta entrada sobre el Coliseo,(un lugar que muero por conocer), merece un aplauso... y de pié!!

Felicitaciones!
Un saludo

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias amigos
El Coliseo y la arquitectura romana en general son temas apasionantes, como lo son también las historias detrás de ellos.
¡Saludos!

María José dijo...

Carlos Zeballos:
Cada vez que entro en tu blog, no dejo de maravillarme por el excelente trabajo que realizas en él.
Te felicito, y no me canso de hacerlo, tus entradas son completísimas, con todo lujo de detalles (texto e imágenes).

Buen trabajo.

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias, aunque las mejores imágenes son precisamente las ajenas, ja,ja.
En realidad es unplacer hacerlo, especialmente cuando uno recibe comentarios tan alentadores.
Un abrazo

one2one dijo...

me encantan tus trabajos, y decirte que he incorporado un link de tu blog en el mio ( http://dariotraveso.blogspot.com/ ).
Saludos

PEDROHUELVA dijo...

Hola.
Mientras escuchaba la musica de Gladiator, he visionado y leído tu magnifico y muy especial blog. Cuando llegue a esta parte del Coliseo, junto con la música, tus imágenes y mi estado de relajación. Han provocado en mi un fenomeno que los flamencos le llaman el "taret".
Gracias por tu trabajo, por enseñarnos tantos y saber compartir.
Felicidades.

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias a t+i Pedro.
A ver si aprendo algo de ese taret, suena una experiencia muy estimulante, jaja.
Y sobre Gladiador, a mí también me gustó mucho la música... más que la propia película.
Un abrazo

Anónimo dijo...

gracias, a ti pude hacer satistactoriamente mi trabajo de investigacion ......

Anónimo dijo...

Gracias por tan elocuente informacion, y fotos mi hija estudia en la Universidad y Ciencias del Deporte Pachuca, perteneciente al club de fut bool Pachuca, y le pidieron para su materia de ciencias del deporte una maqueta del coliseo romano. Con estas imagenes se dara una idea de como construirla. Nuevamente mil gracias.

Carlos Zeballos dijo...

A uds., amigos. La historia del Coliseo es apasionante. Me alegra que les haya serivo de algo este peque;o recuento.
Un saludo

María Sainz dijo...

Gracias por la compilación de información. Yo intento ir a Roma todos los años centrándome cada viaje en una colina y es inagotable. Cada esquina de esa puñetera ciudad me tiene comido el seso. En cuanto al Colisseo... ¡Qué se puede decir! La primera vez que lo vi fue un viernes de Semana Santa de noche. Estaban haciendo la procesión del Vía crucis y yo bajaba en el bus 115 del Trastevere. A lo lejos vi una masa de arcos rodeada de cruces de fuego. Rápidamente me acordé del vídeo de Madonna (ya sabéis las jugadas que puede hacer la mente), pero al instante, mis ojos se abrieron a la hermosura. Pese al desgaste, la rapiña de mármol (Imaginad que al anfiteatro se le pusieron por fuera los clavos de mármol para evitar de que óxido de los de metal puediera manchar la fachada con las luvias- así de cuidado estuvo su trabajo de elaboraboración) y el paso del tiempo, allí estaba tan fantástico que por un momento con la luz del fuego había recuperado la viveza que debió tener en la época imperial iluminado por antorchas. No he vuelto a sentir nada igual salvo en mi primer paseo bajo el porche del Panteón de Agripa.

Carlos Zeballos dijo...

A tí las gracias por tan delicioso comentario. Y enhorabuena por aquella experiencia tan especial. La mía fue mucho más simple, pero igualmente inolvidable.
Un saludo

María Sainz dijo...

¿Os habéis enterado del último gran desastre? Se han hundido el 30 de marzo de este año sesenta metros del techo de la Galería Trajana en la Domus Aurea de Nerón. Si bien no es dañino para la cultura (La zona no se enseñaba y es posterior a la estructura de Nerón. Recordad que Vespasiano en un intento de ganarse al pueblo abrió el edificio para goce del público y que Trajano se dedicó a restaurar la ciudad. Esta galería podría ser el acceso creado por éste último al complejo.), sí que puede dejar en evidencia el estado de la estructura que ha dado problemas desde que abrió en 1999. Estaba cerrada desde que en el 2005no se garantizaba la seguridad de visitantes ni personal. El problema es que se encuentra bajo Parco Colle Oppio, parte alta del Esquilino donde estaba ubicada la Suburra (Suburbio en el que nació Julio César). El agua de las lluvias que ya ha provocado este desastre corre cuesta abajo y lo siguiente es el Colisseo. Las cuestiones son: ¿Puede un derrumbe subterráneo de la Domus Aurea dañar el anfiteatro? (No olvidemos que la parte que falta cayó por un temblor) ¿Puenden las aguas dañar sus cimientos? Lo cierto es que urge arreglarlo y desde el 14 de este mismo més, Roma está como loca buscando 23 millones de euros para arreglar el mayor anfiteatro del Imperio.

miguelangel dijo...

ES MONUMENTALMENTE TITANICO,EL BLOG ESTA MUY BIEN PRESENTADO,EN CADA ILUSTRACION,SE PUEDE OBSERVAR EL TRABAJO ARQUITECTONICO DE LA EPOCA.FELICITACIONES POR TAN MARAVILLOSO TRABAJO.

María Sainz dijo...

Noticias a 20 de agosto de 2010. La alcaldía de Roma busca patrocinadores privados para la restauración. Comienza una nueva era de mecenazgo. Como al año, el anfiteatro recauda en taquilla 35 millones de euros, el estado italiano y la ciudad se disputan su posesión. Esperemos que esta guerra no espante a los inversores. Uns aludo a todos, especialmente a Carlos.

Carlos Zeballos dijo...

Gracias María, la mejor de las suertes.
Saludos

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias Miguel Angel, lo hago con mucho gusto, y a decir verdad es blog es para mí una oportunidad para aprender, y para ordenar ideas, memorias, experiencias.
Un saludo

Anónimo dijo...

wow no me gusto mucho ni me sirvio pero enfin bye

Anónimo dijo...

no es broma me gusto mucho y es genial ...!!! qdtt salu2 bye

Carlos Zeballos dijo...

jajaja... un saludo

Paco Martinez dijo...

enhorabuena por este y otros edificios que presentas en tu blog..soy profesor de historia del arte y el tratamiento que haces del tema no sólo me parece interesante sino también muy didáctico.

Paco Martinez dijo...

enhorabuena por este y otros edificios que presentas en tu blog..soy profesor de historia del arte y el tratamiento que haces del tema no solo me parece interesante sino también muy didáctico.

Ankabri Gastrónomos dijo...

Muchas gracias por esta entrada. Gracias a ella he conseguido hacer un trabajo sobre este tema.

Carlos Zeballos dijo...

Es un placer amigos.
Feliz Año

Anónimo dijo...

Excelente los felicito buena pagina

Roberto M dijo...

Gracias por la información

artistasdlaconstruccion dijo...

saludos hermano un blog extraordinario... si no te molesta tomare algunos de los datos que recopilaste para plasmarlo en un revista digital

Carlos Zeballos dijo...

Por supuesto, con todo gusto. Un saludo

Laura Marce dijo...

FANTASTICO! No se puede describir de otra forma este trabajo.He tenido que hacer un trabajo sobre el Coliseo para historia y me a servido de mucho muchas gracias :)