18 noviembre, 2008

TEMPLO DE BAYÓN, ANGKOR THOM


El templo de Bayon (españolizado Bayón) en Angkor Thom, en las cercanías de la ciudad camboyana de Siem Reap, es un monumento único en el mundo, no solamente por representar un período de transición entre el Hinduismo y el Budismo en ese país, ni por los ricos bajorrelieves que ilustran escenas de la mitología y la vida diaria de la civilización khmer (o jemer), sino fundamentalmente por la extraordinaria, enigmática y monumental presencia de varias torres en forma de caras que pueblan este importante edificio, patrimonio de la humanidad por UNESCO.


SOBRE ANGKOR THOM

Anteriormente en este moleskine hemos comentado el impresionante templo de Angkor Wat, en la capital khmer de Angkor. Desafortunadamente, ejércitos vecinos de la cultura vietnamita Champa saquearon la ciudad y mataron a su rey. Sin embargo el joven príncipe jemer logró vencer a los Champa y expulsarlos de su territorio. Ese príncipe se convertiría en Jayavarman VII, el más grande monarca khmer, y fundaría una nueva capital llamada Angkor Thom sobre la antigua ciudad de Yasodharapura, que ya existía desde el siglo IX.


Angkor Thom está ubicada al lado del río Siem Reap y se halla fortificada por una muralla que, formando un rectángulo de 9 km2 (es decir 3 km por lado), se orienta hacia los puntos cardinales. Su nombre significa "Gran Ciudad" y se mantuvo como capital desde 1181 al menos hasta el siglo XVII.

Vista satelital de Angkor Thom, rodeada por una fosa casi cuadrada. En el centro geométrico de la misma se halla Bayón. Hacer clic en la imagen para ampliar.
Planimetría de los monumentos principales en el área de Angkor Thom.

La muralla es hecha de laterita y tierra, está acompañada de un foso y presenta cuatro imponentes entradas con cuatro caras esculpidas mirando hacia los puntos cardinales. Ya que los jemer no conocían la bóveda, los arcos que forman la entrada han sido apilados en forma piramidal.

Puerta de entrada a Angkor Thom, flanqueada por las estatuas jalando la serpiente.

Interior de la "bóveda" de la puerta, hacia arriba. Nótese que los bloques de piedra son horizontales y no curvos.

Flanqueando la entrada se hallan figuras humanas tirando de una serpiente, en una representación de la leyenda del Batido del mar de Leche, que también se encuentra en Angkor Wat.

El grupo escultórico sobre una de las entradas a Angkor Thom. En la primera foto se puede observar el foso que rodea la ciudad.

Al otro lado de la entrada es interesante encontrar unas esculturas representando elefantes, cuyas trompas devienen en figuras mitológicas.

Detalle de la puerta

En el medio de la ciudad se encuentra el templo de Bayón que, a diferencia de Angkor Wat, no presenta murallas, dado que las de la ciudad son suficientes para resguardarlo.

ESTRUCTURA DEL TEMPLO

Bayón representa el exponente máximo de la arquitectura "barroca" jemer, mientras Angkor Wat lo es del estilo "clásico".

Vista del Bayón desde el Sur

La forma del templo es bastante compleja, aunque su trazado es geométrico. Esta traza geométrica simboliza un “yantra”, un símbolo usado en el Budismo Tántrico (de hecho Bayon significa “Yantra masculino”), del mismo modo que el templo en sí es una representación del Monte Meru, la mítica montaña sagrada budista. En el centro de la composición haya existido una gran estatua de Buda meditando, la que fue posteriormente removida por religiosos hindúes, que la arrojaron a un pozo, de donde fue recuperada recientemente.

Vista del Bayón desde el Noreste. a forma general del templo representa al monte Meru

En el cruce de las galerías es común encontrar ornamentos o estatuas como la de este Buda cuya cabeza ha sido restaurada por anastilosis. El templo fue originalmente budista y luego convertido al hinduismo. Actualmente ha sido nuevamente consagrado al budismo.

Personalmente, una de las experiencias más interesantes al recorrer este templo es la sucesión entre la escala íntima de las galerías y la monumentalidad de las torres, entre la claustrofóbica sucesión de galerías y las extrovertidas terrazas que se abren hacia la selva camboyana.

Detalle de las galerías

El perímetro es casi un cuadrado definido por galerías externas de 156 m x 141 m. Normalmente, en los cruces de las galerías hay gopuras o estructuras ojivales que son típicas en Angkor Wat y en general en la arquitectura hindú.

Planta y vista satelital del templo. Las bibliotecas se encontraban al noeste y sureste del núcleo principal

No obstante, sus componentes han sido modificados varias veces por sucesivos monarcas. Como en muchos templos asiáticos, el dominio más externo es el más público y va ganando sacralidad conforme se va acercando a su centro. Pasando este "tamiz" y adentrándose al espacio del templo, se encuentra un segundo grupo de galerías. Entre ellas se hallan dos bibliotecas orientadas de oeste a este, simétricamente dispuestas a cada lado del templo.

Panorámica y detalle de la biblioteca

La segunda galería tiene 80 x 70 m donde anteriormente habían también numerosas capillas.
Finalmente, el núcleo se organiza en una distribución cruciforme, en cuyo centro se ubica una torre de planta inusualmente circular, de 25 m de diámetro y 43m de altura. Este espacio habría sido originalmente compuesto sólo por la cruz con el círculo al centro, pero adicionalmente se añadieron varias capillas.


Si la disposición en planta es una transición de lo profano a lo sacro, la composición vertical va de lo introvertido a lo extrovertido.
Precisamente, tras recorrer el dramático claroscuro de las capillas y galerías estrechas y casi laberínticas, en cuyo cruce generalmente hay un elemento decorativo, uno asciende a la terraza, dominada por la presencia de 37 monumentales torres de diferentes alturas decoradas con enormes caras talladas.


Algunos autores asumen que fueron 54 torres pero la mayoría concuerda en que fueron 49, aunque es difícil precisar su número pues algunas de ellas fueron añadidas posteriormente. En la actualidad pueden observarse 37 que se mantienen en pie, cada una con 2, 3 o 4 caras de semblante de sonrisa enigmática mirando hacia los 4 puntos cardinales.


Muchos aseguran que las caras representan el rostro del propio monarca Jayavarman VII, mientras que otros aseguran que se trata de un boddhisatva o ser iluminado celestial. Ambas versiones no se contradicen, ya que probablemente el rey haya sido visto como un ser divino.

Comparación entre una de las caras de Bayón y la estatua de Jayavarman VII, que se encuentra en el Museo Guimet, en París.

BAJORRELIEVES

Existen cerca de 11,000 figuras talladas en más de 1.2 km de pared. Inusualmente, Bayón presenta dos series de bajorrelieves, siendo los externos más antiguos que los de las galerías internas. Es interesante que mientras Jayavarman VII era budista y el templo por tanto tiene esa orientación, su sucesor, Jayavarman VIII convirtió al templo al Hinduismo, por lo que es posible ver decoraciones relativas a ambas religiones.


Los bajorrelieves de la pared sur representan escenas de la vida diaria (incluyendo compras en el mercado, peleas de gallos, juegos de ajedrez e incluso un parto), así como la guerra entre los jemer y los champa.


La galería interior, en cambio representa escenas mitológicas del panteón hinduista, incluyendo Shiva y Vishnu (presionar aquí para una explicación sobre la religión hindú)


VER TAMBIÉN
- ARQUITECTURA HINDÚ
- ARQUITECTURA BUDISTA
- ARQUITECTURA JAINA

Lara Croft filipina

4 comentarios:

Inversiones en oro dijo...

La arquitectura es sin duda un arte que no muchas personas pueden tener, me gustan mucho tus blogs porque presentan verdaderas artes de arquitectura.

Robin Jú dijo...

Simplemente quería felicitarte por la magnifica entrada que has publicado.

Estuve allí hace 6 meses y es uno de esos sitios que dejan huella.

Estoy escribiendo una entrada en mi blog sobre el templo, aunque por conocimientos y sobre todo por estructura del blog, ni pretende ni puede ser tan exhaustiva como la tuya. La publicaré el próximo miércoles.

De todo lo que he leído (para no meter la pata al escribir), guías, libros de historia del arte, blogs, esta es la mejor descripción con diferencia, y por eso la voy a citar y enlazar para que quien se pase por el blog pueda leerte.

Un abrazo y ya tienes un seguidor más.

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias por tus palabras Robin, es siempre un placer.
6 meses en Camboya... toda una experiencia, eh?
Un saludo y muchos parabienes

Anónimo dijo...

Increíble tu blog. Me parece maravilloso el trabajo que llevas a cabo con él. Muchísimas gracias.