04 marzo, 2009

UNA MIRADA A VLADIVOSTOK


Vladivostok, Rusia, es uno de esos lugares de los que jamás había oído hablar, jamás había soñado en visitar y que descubrí por casualidad. Algo que, sin embargo, no hubiera sido ni siquiera imaginable hace pocos años atrás, cuando Vladivostok era un bastión casi inexugnable, donde los propios soviéticos tenían que pedir permiso para entrar y donde, por supuesto, los extranjeros estaban prohibidos de visitar.

La arquitectura de Vladivostok está íntimamente ligada a su historia: tendencias políticas, ámbitos económicos, pugnas religiosas y hasta estados de ánimo pueden deducirse de sus edificios, en una metamorfosis que resulta interesante comparar con la de occidente.

La relación urbana y visual de la ciudad con el mar puede ser percibida desde varias áreas, especialmente desde su Plaza Central
Fue la primera vez que ví un mar congelado. Monumento a la Sirena, una reminiscencia del monumento a la Sirena de Copenhagen.

En invierno la gente camina sobre el mar congelado y se sienta a pescar.

UBICACIÓN

Llamada "la San Francisco del Este" por Nikita Khrushchev, debido a las ondulantes colinas en las que se asienta, Vladivostok es la capital de la región de Primorsky, en el extremo este de Rusia, muy cerca a China y Corea del Norte, y relativamente también a Japón. Es un área estratégica que mira a Occidente y además la zona en Rusia donde el mar es más cálido.


Vladivostok se asienta sobre colinas.

Más específicamente, Vladivostok se halla enfrentando al Mar de Japón, al sur de la península de Muravyov-Amurskiy, y en el extremo de ésta se halla una bahía en forma de cuerno, perfecta para la ubicación de la ciudad, la bahía del Cuerno Dorado.


Desde el mar, la ciudad se dibuja en capas sucesivas que van ganando altura sobre las colinas, comparándosela con Nápoles. Desde la ciudad, la perspectiva de las calles remata frecuentemente en espectaculares vistas marinas.

La antigua calle Uspenskaya desciende hacia la bahía del Cuerno Dorado, y remata en el primer monumento de Vladivostok, en honor al almirante Nevelskoy.
Renovado Vladivostok Arbat, un pasaje que goza de impresionantes vistas al mar. En los meses cálidos suele animarse con flores y fuentes.

ANTES DE QUE FUERA RUSIA

El área es rica en asentamientos prehistóricos, que se han encontrado en numerosas excavaciones, y que comparten aspectos similares a la cultura japonesa Jomon .
Más recientemente, este territorio fue parte de distintos reinos e imperios que se sucedieron en la larga historia china. En 1858 el imperio ruso le adquirió estos territorios a China, que enfrentaba a Gran Bretaña en la Segunda Guerra del Opio. En 1859 Nikolay Muravyov-Amursky fundó un puesto de avanzada frente al mar al que llamó Vladivostok, que quiere decir "Conquistar el Este". Y vaya si lo conquistó. Muchos de los ocupantes originales y nativos de estas tierras fueron reubicados en reservaciones.

El museo científico de la Universidad Nacional del Lejano Oriente incluye interesante información sobre los primeros habitantes de esta zona. Ver más información en Anécdotas de Moleskine.

LA MODERNIZACIÓN

Recién en 1880 adquiriría categoría de ciudad, cuya calle principal, Svetlanskaya, discurre a lo largo del Cuerno Dorado, y sobre la cual se basa la trama urbana de la ciudad primitiva.

Iglesia Luterana del Pedro Y Pablo, construida en estilo neogótico, hoy en restauración.

Pero sería en 1903 donde obtuvo real importancia al culminarse el ferrocarril transiberiano (el viaje a Moscú desde acá es toda una odisea. Tarda 6 días 4.5 horas para cubir una distancia de 9259 km. es decir el equivalente de partir desde la Tierra de Fuego en Argentina, bordear la costa del Pacífico y llegar a la frontera de Guatemala y México).


Terminal Ferroviario de Vladivostok, icono del desarrollo de la ciudad y para los locales, "donde comienza Rusia".

Arquitectónicamente es una época interesante. Como en muchas nuevas ciudades del Nuevo Mundo y Australia, se adopta un lenguaje Neoclasiscista.

Centro comercial en la calle SvetlanskayaUniversidad Estatal Económica del Pacífico

Muchos materiales son traídos por barco y el estilo típico de la Europa del este se ve influenciado por elementos ornamentales típicos de Asia, particularmente de China y Mongolia.

Primera sede de la Universided del Lejano Oriente.Al frente, monumento al poeta ruso Aleksandr Pushkin, fundador de la literatura rusa moderna.

En 1889 se construyó el fuerte Vladivostok, considerado el mejor del mundo en esa época. Gracias a éste, en 1904-05, durante la guerra Ruso-Japonesa, Vladivostok se salvó de ser invadida, a diferencia de Puerto Arturo y Dalian, ciudades competidoras que pasaron a manos de Japón.

Fuerte Vladivostok

LA ERA SOVIÉTICA
Tras la Revolución de Octubre, Vladivostok adquiere importancia como zona militarmente estratégica. Cuando en 1932 Japón invade Manchuria, la ciudad se ve fortificada con más instalaciones defensivas, dándole la fama de ciudad-fortaleza.
Estas fortificaciones se incrementarían durante la guerra fría. En una de las islas, donde no se permitía el acceso a la población, hasta hace poco había armamento nuclear.
"Aquí habían unos misiles nucleares que podían alcanzar cualquier parte del mundo en 7 minutos", me dijo un amigo ruso con un orgullo que no logro entender.
"7 minutos..." pensé. "De estar en casa en ese momento, al menos tendría tiempo de cambiarme , afeitarme, peinarme y morir decentemente".

En esta isla se guardaba anteriormente armamento nuclear.

Lamentablemente en la época de Stalin hubo una severa persecución religiosa. La Catedral de La Asunción y la Iglesia de Santa María de la Interseción, iconos de la arquitectura religiosa ortodoxa fueron brutalmente destruidas, prohibiéndose la construcción de nuevas iglesias.

Más tarde, Nikita Khrushchev trataría de darle un nuevo rol a Vladivostok, potenciando su capacidad como puerto hacia el Pacífico.

Monumento a los Luchadores por el Poder Soviético domina la Plaza Central, una plaza enorme, seca, sin una sola planta ni tratamiento paisajístico y que más parece un patio de entrenamiento militar (de hecho, es ideal para los desfiles). Nótese atrás la combinación de estilos neoclásicos con una inserción contemporánea.
Compárese la misma plaza hace unos años atrás, antes de la remodelación. Gracias a Juan Diez del Corral, vía Edificios LHD.

Edificio del Gobierno Regional de Primorsky, domina la Plaza Central. Construido en los 70s.

Algunos edificios modernos interesantes, tratando de integrarse a la topografía. Academia Rusa de Ciencias.

En los 60s y 70s se contruyeron muchas edificaciones modernas, algunas con un criterio interesante, pero muchas basadas en un patrón creado en Moscú y repetido en toda la Unión Soviética, sin consideraciones climáticas, culturales, históricas o estéticas del entorno.

Hotel VladivostokEstos bloques se construyeron derribando media manzana de antiguos edificios históricos. Antigua sede de la KGB. Intuyo que nadie protestó.

Le Corbusier planteó el brutalismo como una manera de expresar con sinceridad la belleza de los materiales con los que se construía, particularmente el concreto (de ahí su nombre, material en bruto). Pero en el caso soviético se practicó el brutalismo en otro sentido, no por la belleza del concreto visto, sino porque era una buena forma de abaratar costos. Sin embargo, en una tierra donde en invierno el mar se congela, la niebla cubre las costas y el cielo se vuelve gris, el concreto visto era deprimente, casi intimidante, que iba de acuerdo con el ostracismo de la cortina de hierro de aquél entonces.

LUEGO DE LA PERESTROIKA

Tras la caída de la Unión Soviética en 1991, Vladivostok asumió una cara más amigable. Las fortificaciones se retiraron y se convirtieron en lugares turísticos.

- Señor Lenin. ¿Dónde puedo encontrar una bebida típica rusa?
- Allá. Coca Cola.

En la arquitectura regresó, bienvenido, el color, especialmente durante la última década. Pero vino acompañado de formas eclécticas que caracterizaron la corriente postmoderna en los 70s y 80s en Occidente.

Instituto de Biología de la Academia Rusa de Ciencias.
Otro local del la Universidad del Lejano Oriente

Es como si toda explosión cromática y formal haya sido fruto de una emancipación de la imaginación tras haber estado constreñida durante largo tiempo. Lamentablemente el resultado es un carnaval en el que los antiguos bloques aparecen hoy con ropajes vistosos y formas eclécticas, y no son acompañados de un estudio más profundo y analítico que caracteriza el modernismo contemporáneo.

El nuevo centro de negocios Maxim.El nuevo centro de entretenimiento en la ciudad, el multicine Ocean.

Daba ganas de decirles "oigan, ya pasamos por esto hace 20 años", pero al mismo tiempo me ponía a pensar si el ahora criticado (y en su época celebrado) postmodernismo no fue acaso también una reacción a la prepotencia del llamado estilo internacional de aquél entonces.


Pero si los bloques anodinos del comunismo soviético no respetaban su entorno histórico, sus contrapartes contemporáneas del capitalismo ruso no han mejorado mucho al respecto.Enormes esperpentos se alzan irrumpiendo en el perfil de la ciudad, destruyendo el patrimonio y asesinando para siempre magníficas vistas de la ciudad en función de sus propios y mezquinos intereses.

El edificio en primer plano excedió el límite de altura de construcción de la calle. A consecuencia de ello, empezó a hundirse. De allí que tuvo que ser reforzado con un exo-esqueleto, cuyo lenguaje posmoderno haría feliz a Michel Graves. Atrás, una monstruosidad acristalada rompe completamente con el perfil urbano de la zona.La mole del Hyunday Bussiness Center, bloquea la magnífica vista que se tenía del mar.

PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Tal vez esta situación haya motivado el desarrollo un movimiento de preservación y recuperación de su patrimonio histórico, tanto del gobierno federal como de inciativas privadas, que se esfuerzan en preservar el carácter histórico de Vladivostok. Con tal motivo se ha llevado a cabo el registro de monumentos y el establecimiento de áreas de protección monumental.

En los últimos años se ha visto la reconstrucción y restauración de varios monumentos, incluyendo antiguas iglesias ortodoxas, católicas y protestantes.

Luego de la Perestroika ceremonias religiosas ortodoxas volvieron a verse en las calles.
Pokrovsky Sobor, importante templo ortodoxo que viene siendo reconstruido
Iglesia ortodoxa de San Nicolás
Iglesia Armeniana
Catedral Católica de Santa Madre de Dios, construida en 1912, en proceso de restauración

Antiguos monumentos han sido reconstruidos y ampliados rescatando su estilo original.

Plaza cerca al Frente Acuático de Korabelnaya. Arco a la memoria de la visita del zar Nicolás II , fue destruido en épocas soviéticas y reconstruido en el 2003 basándose en fotos antiguas.
El memorial a la Victoria de la Segunda Guerra Mundial, claramentes inspirado en el Memorial de Washington a los Veteranos en Vietnam. Puede verse el submarino "C'56", importante durante la guerra.

Y si bien este no ha sido ni será un blog político, no pude evitar la tentación de preguntar a mi anfitrión:

- "Bueno, y qué piensas, cómo te gusta más, ahora o en los tiempos soviéticos".
- "Mira, ahora puedes hablar más libremente, pero antes cada familia tenía derecho a un departamento provisto por el gobierno, ahora a mí y a mi joven esposa nos es muy difícil encontrar dónde vivir".
- "Pero, ¿y todos estos edificios de departamentos, con vista al mar?" pregunté.
- "Esos son para gente rica, algunos cuestan hasta 1 millón de dólares".

No entiendo de dónde puedan salir compradores, en una ciudad donde los salarios son bajos y la comida es más cara que en Japón.

Torre de departamentos con vista al mar.

En fin, parece ser que todavía falta mucho para que este nuevo orden encuentre su lógica en una sociedad que por momentos parece mirar con nostalgia tiempos no muy lejanos en los que su país era uno de los dos más poderosos del mundo. Otros, sin embargo, prefieren mirar hacia el futuro y jugar con las nuevas reglas con las que el mundo funciona hoy. Después de todo, Vladivostok parece tener todo como para despegar como un puerto importante en esta parte del mundo. El tiempo dirá si esta ciudad se convierte, como quieren algunos, en el Hong Kong ruso.

Esta foto daría para todo un análisis filosófico. Un beso de amor frente al memorial de la Segunda Guerra Mundial.

VER TAMBIÉN

- PRESERVACIÓN, RESTAURACIÓN

- MEMORIALES DE GUERRA

Lenin-Travolta.

12 comentarios:

juan diez del corral dijo...

Estupendo reportaje, como siempre, Carlos.
Pero lo mejor de todo es la chica que aparece en la entrada de la Universidad del lejano oriente, esa que dices que tiene ornamentos mongoles y orientales. Los taconazos de aguja de esa chica no son nada exóticos. Yo diría que son del estilo más universal que existe. Un maravilla.
Un cordial saludo desde La Rioja, España

Carlos Zeballos dijo...

Jajaja
Muy buen ojo, mi estimado Juan... muy buen ojo...

David Cas dijo...

Hola, Carlos.
Nunca había visto fotografías de la ciudad de Vladivostok, aunque cuando se habla de ella, siempre se pone como ejemplo de una ciudad muy lejana y muy fria.
Pese a ello veo que tiene cierto interés arquitectónico.

un saludo.

Carlos Zeballos dijo...

Saludos David
Es cierto, es una ciudad muy fría (aunque una de las más cálidas para estándares rusos).
Tal vez por eso, como el anterior comentario lo remarca, admiro la gallarda valentía de las vladivoskonianas en ponerse minifalda en ese clima.

¡Un abrazo!

dziga vertov dijo...

Muy interesante reportaje de Vladivostok, una ciudad que siempre me ha llamado la atención y que espero tener ocasión de conocer pronto, pero gracias por presentármela ahora porque así tengo aun mas ganas de verla. Pronto podré contar yo cosas también de por allí. Por cierto, felicidades por tu blog.

Carlos Zeballos dijo...

Hola Zdiga
¡Qué interesante tu blog! Creo que compartimos la misma idea, de viajar en pos de arquitectura y compartir lo visitado.
El mundo es un pañuelo, si llegas a Kioto no dejes de avisarme.
Un abrazo.

ShaelKoNef dijo...

q paises no conoces mi querido carlos?

tu tienes un tipo de aparato de ubicuidad no?

Carlos Zeballos dijo...

jajaja... San Martincito rules!
Hermano, yo a tu edad no hab[ia salido del país, tú ya has cruzado el charco...
Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

Impresionante, como todos los artículos...cuando estuve en Moscú y S. Petersburgo me llamó sin duda la atención la arqitectura sovietica...esas grandes moles...

saludos

Carlos Zeballos dijo...

Spasiba Óscar
Justo hace poco me enteraba que cada vez más españoles visitan Rusia, y que Zapatero estaba decidido a... errr... apoyar ese turismo.
Paka!

Fredy Ovando Grajales dijo...

Genial la foto foto de Lenín. Travolta, ni el frío te quitó el buen humor. Felicitaciones como siempre. Y si es verdad que tienes el don de la ubicuidad, date una vuelta por Chiapas, aquí te esperamos para llevarte a conocer lugares que te sorprenderán.

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Fredy. A ver, voy a concentrarme a ver si puedo... pero si me aparezco frente a tí de repente, por favor no grites.
Un saludo