31 mayo, 2010

LA PLAZA DEL CAMPO, SIENA

Foto cortesía de High Dynamic Ranger

Nos encantó Siena. La sutil maestría con la que el tejido urbano entabla un armónico diálogo con el paisaje toscano, el rico repertorio espacial de su fábrica color ladrillo, orquestado en una concatenación de espacios, plazas y vistas y el impecable oficio con el que sus notables monumentos góticos han sido exquisitamente trabajados le han permitido a esta bellísima ciudad italiana ser declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

Paisajes de la Toscana sienesa, cortesía de Mauro85, IrenaS, Carlotardani.

Las siguientes dos entradas en Mi Moleskine Arquitectónico se enfocarán en dos ángulos de esta ciudad toscana: en primer lugar revisaremos la conformación urbana de la ciudad, haciéndo énfasis en la famosa Plaza del Campo y el Palazzo Pubblico, de la mano de un interesante análisis de Geoffrey Baker. El siguiente post estará dedicado a uno de su más bellos monumentos: su catedral gótica.


SOBRE SIENA

Originalmente un asentamiento etrusco, Siena fue fundada casi al mismo tiempo que Roma sobre tres colinas: Castellare, San Martino y la Camollia. La leyenda dice que sus fundadores fueron Senius y Aschius, hijos de Remo, quien a su vez fundó Roma. Siena fue luego una aislada, pequeña colonia romana. Su desarrollo comenzó a partir del siglo IV y gracias al comercio prosperó hasta convertirse primero en un burgo independiente y luego en la República de Siena, políticamente enfrentada a su rival, Florencia.


Estas formas integran una red de volúmenes y espacios conexos, con la particularidad de que la catedral, el Campo y la plaza del mercado están definidas disyuntiva y apropiadamente por configuraciones expresivas. Si esto se da, como así es, en un tejido urbano denso, el resultado es la multiplicación de la potencia y el impacto de las formas.

En este entramado, los espacios fueron creados con la intención de que los edificios allí construidos pudieran leerse correctamente; la disposición orgánica combina las fuerzas del lugar con las necesidades prácticas para formar espacios y generar objetos arquitectónicos que simbolicen estampas excepcionales de la vida. La jerarquía de los símbolos, de puro evidente, se hace tan reconocible que incorpora la bulliciosa vida urbana.
Geoffrey H. Baker. Análisis de la Forma. Urbanismo y Arquitectura
Una de las razones por la que Siena me gustó tanto es porque, a pesar de la irregularidad de su trama urbana que nace de su topografía, y la variedad estilística de sus edificios a través del tiempo y se respira en toda la ciudad un aire de uniformidad, es decir, el conjunto urbano conforma un armónico (pero no monótono) perfil, de tonos ocres y rojizos, a diferencia del disonante e individualista caos que caracteriza las ciudades modernas.


A pesar de lo que pudiera parecer, sin embargo, esta uniformidad no es casual, deviene de una antigua regulación que promueve la belleza urbana colectiva por encima de los afanes de figuración individuales. Así, en 1346 se dio un edicto en que los nuevos edificios debían alinearse con los otros, dispuestos uniformemente para favorecer la belleza general de la ciudad. Según apunta Spiro Kostoff en "The City Shaped", mientras Florencia a postaba por hacer su ciudad "pulcra, amplia y recta" durante el Proto-Renacentismo, Siena optó por enfatizar la estética de las curvas góticas.


LA PIAZZA DEL CAMPO
La topografía y las vías de comunicación se unen para establecer un nodo que ha producido, en el transcurso del tiempo, no sólo una piazza magnífica, sino que atinaron a representar simbólicamente, a través de la situación de la Catedral, el Campo y de la plaza del mercado, la relación entre la iglesia, la vida pública y el comercio.
La Piazza del Campo es, además del elemento urbano arquitectónico más representativo de Siena, un referente importante en el estudio tipológico de la plaza urbana, tanto por la belleza de su fábrica como por la calidad y originalidad de su configuración espacial. La Plaza del Campo es además un espacio destinado a las festividades públicas, y una contraparte a la plaza del Duomo (catedral), destinada a fiestas religiosas.

La plaza fue originalmente un espacio baldío al que discurrían las aguas pluviales (no es cierto, como mencionan algunas fuentes, que fuera un antiguo foro romano). Posteriormente, como muchas otras plazas medievales, fue usada como un mercado, del cual se tiene la primera referencia en 1169.



Este espacio urbano, en una original forma en abanico, del que irradian 11 calles hacia la ciudad.
Haciendo un esfuerzo de abstracción la plaza tiene dos lados: uno curvo, conformado por el perfil cerrado y uniforme de los palazzi signorili, y otro recto, en donde destaca el Palacio Público
La necesidad de unir la catedral con la piazza del Campo es causa de la única interrupción que acusa la serie de edificios que rodean la plaza. Esta discontinuidad se produce en el lado oeste con el resultado de la aparición del eje diagonal que atraviesa el Campo.

El foco es el lugar donde se recogen las aguas pluviales y el punto de convergencia de los radios de la plaza; esta convergencia subraya la configuración en abanico del espacio y contribuye a unificar la piazza. La Fonte Gaia instalada en el eje central no perturba el entorno espacial por ubicarse en un nivel inferior.
Geoffrey H. Baker, op. cit.


Una de las características únicas que me interesaron en esta plaza fue su pendiente. No existen bancas, lo que fomenta una apropiación del espacio urbano informal y efímera: la gente se sienta en el suelo a contemplar el Palazzo Pubblico, punto focal hacia donde confluyen las vistas. El arquitecto Renzo Piano mencionó que su diseño de la piazza frente al Centro Pompidou en París estuvo inspirado en este espacio.



El piso de la plaza, en pendiente, es cubierto de ladrillo alternado con 10 franjas de mármol travertino que irradian desde el desagüe pluvial central de la plaza (llamado gavinone), un tratamiento que se realiza entre 1327-49.


Las 10 líneas generan 9 campos, símbolo de los Noveschi, los nueve que gobernaron Siena en su esplendor medieval. Hay también una referencia entre la forma de abanico de la plaza y el manto de la Virgen y sus nueve pliegues.

Piazza del Campo desde la Torre del Mangia

Los palacios que rodean la plaza mantienen uniformidad en la altura, en la proporción y el ritmo de los vanos, y en una paleta cromática en la gama de los ocres. La estrechas calles que interrumpen el bloque edilicio le dan a la plaza una conformación espacial compacta.

Foro cortesía de albireo2006
Es muy acogedor caminar por el lado curvo de la plaza, y encontrar numerosas mesas de los locales vecinos, donde es posible disfrutar un café al aire libre rodeado de este espacio, magno y sobrecogedor. El espacio de las mesas además actúa como un vínculo entre el espacio cerrado y privado de los restaurantes y el público y abierto de la plaza.

LA FONTE GAIA

La Fonte Gaia (Fuente de la Alegría) se ubica justo frente al Palazzo Pubblico, en el otro extremo de la plaza, estableciendo una tensión virtual con el colector pluvial en el punto focal de la misma. Se halla ligeramente hundida, aprovechando la pendiente del Campo.


Fue construida en 1419 con el propósito de traer agua al centro de la ciudad, reemplazando a una antigua fuente 1342. La infraestructura que descansa bajo la fuente es impresionante, ya que varios kilómetros de tuberías fueron construidos para traer el agua.
Se trata de una fuente recta, con grupos escultóricos por Jacopo Della Quercia, logrando una original síntesis entre la tradición gótica y las innovaciones del Renacimiento.


EL PALACIO PÚBLICO

El lado sur de la piazza está cercado por el ayuntamiento o Palazzo Pubblico, que consta de tres segmentos de trazado curvo que se acomodan a la morfología conquiforme del Campo. El lateral sur de la piazza estanca la sensación originada por el punto focal, la envolvente piramidal y la simetría bilateral del ayuntamiento atestiguan la importancia de la vida cívica.

El Palazzo Pubblico se construyó entre 1298 y 1310 y era la sede del Gobierno de los Nueve. Trabajado en ladrillo y mármol, el Palacio se ubica en una locación prominente en la plaza, justo en frente de donde confluyen las líneas y la pendiente de la misma.



El edificio que tiene una pequeña curvatura, presenta diferentes estilos. La base está trabajada en piedra, mientras que los niveles superiores son de ladrillo.


Detalle de la fachada. Nótese que el reloj del campanile se encuentra próximo a su base.

Las ventanas están adornadas por ojivas de estilo sienés, es decir, adornadas con tres pequeños arcos góticos. Otros elementos esculturales fueron añadidos posteriormente a la fachada.


La parte central se halla jerarquizada por un cuerpo coronado con almenas, y que presenta un disco con el monograma de Cristo. Este elemento ubicado en el foco visual de la plaza refuerza la centralidad de la composición . La siemtría de la fachada se ve alteraza por la presencia del la Torre del Mangia


Al interior, alberga el Museo Cívico, donde se encuentran magníficas obras de la escuela Sienesa, como este fresco de Ambrogio Lorenzetti, la Alegoría del Buen Gobierno.

"Alegoría del Buen Gobierno en la Ciudad", 1338-40. Ambrogio Lorenzetti, Sala dei Nove, Palazzo Pubblico

La Torre del Mangia desde el patio interior del Palacio Público. Foto cortesía de wvs.

El mismo patio visto desde lo alto de la torre

Justo frente al palacio se ubica la Cappella di Piazza (capilla de la plaza), un tabernáculo de mármol blanco, construido en 1352 para pedir a la Virgen protección contra una nueva Peste Negra. El techo original, sin embargo, fue reemplazado en 1461 por uno con temas renacentistas.


El elemento más destacado del Palacio (y también de la plaza y por ende de la ciudad) es su famosa Torre del Mangia, un esbelto “campanile” que alcanza los 102 metros, construida entre 1325 y 1348. Su nombre deviene del apelativo dado a su primer curador, Giovanni de Balduccio, quien gustaba de gastar su dinero en comilonas, por lo que se le llamaba “il mangiaguadagni” (come-ganacias). Sus cuatro lados se orientan a los puntos cardinales y establecen un díalogo con el campanile de la catedral.

La torre interactúa con el espacio de la plaza además con su sombra, comportándose como un enorme reloj de sol. La reconocida arquitecta y Profesora Sandra Davis Lakeman en su libro Natural Light and the Italian Piazza analiza el efecto de la luz en las plazas italianas, analizando particularmente el caso de Siena y la Piazza del Campo, a la que se refiere como la "más bella del mundo" y estudia las reacciones de la gente a las consecuencias arquitectónicas de la luz y la sombra.

Sombra de la torre sobre la piazza. Foto cortesía de daily dose of imagery.
Vistas desde lo alto de la torre

EL PALIO


En anteriores post hemos recalcado el carácter lúdico de las plazas barrocas europeas, tanto en la Plaza Navona en Roma (con juegos acuáticos) y la Plaza Mayor de Madrid (con corridas de toros). La Plaza del Campo (que es más bien medieval) tiene también una actividad similar, que a diferencia de las anteriores todavía se lleva a cabo en nuestros días.


El Palio delle contrade se desarrolla en el centro de la plaza dos veces al año, el 2 de julio y el 16 de agosto, y es básicamente una carrera de caballos, cuyos jinetes representan a los distritos o contrade, y que deben dar 3 vueltas a la pista en torno a la plaza.



El siguiente es un vídeo de nuestra visita a Siena



En la próxima entrega revisaremos la Catedral de Siena y su su rol en la estructura urbana de la ciudad.

VER TAMBIÉN

- PLAZAS.

- CIUDADES MEDIEVALES EUROPEAS.

8 comentarios:

Jarodrigo dijo...

Enhorabuena por el post de la que, a mi juicio, es posiblemente la plaza más hermosa del mundo, una auténtica joya arquitectónica y urbanística.

Y muy buena en especial la mención al "gavinone", algo en lo que según mi experiencia mucha gente no repara, y que es evidentemente fundamental para una plaza inclinada.

Ciao.

enmateriadearquitectura.blogspot.com

Noelplebeyo dijo...

como siempre, estupendo

Carlos Zeballos dijo...

Grazie tante, cari amici.
Tanti auguri.

arq. Martín Lisnovsky dijo...

excelente post. Aplausos, como siempre

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Martín, tú siempre tan amable.
Un abrazo

Anónimo dijo...

EXCELENTE la información muy completa y concisa, felicitaciones, muy buen blog

Carlos Zeballos dijo...

Un placer. Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Muchas gracias, muy útil