25 mayo, 2010

JEAN NOUVEL: MUSEO LOUVRE ABU DHABI


ENGLISH

La sede del Museo de Louvre en Abu Dhabi, proyectada por el arquitecto francés Jean Nouvel, es el cuarto gran equipamiento cultural en la isla de Saadiyat. De todos estos grandes conjuntos diseñados por star-quitectos (incluyendo el Guggenheim por Frank Gehry, el Centro de Artes Escénicas por Zaha Hadid y el Museo Marítimo por Tadao Ando) el Museo de Louvre es, en mi modesta opinión, el que mejor ha logrado rescatar el espíritu del lugar y las características urbanas, arquitectónicas y culturales del Medio Oriente, sin necesidad de caer en la copia literal de formas vernaculares.


LA EXPANSIÓN DEL LOUVRE

Como hemos mencionado anteriormente, el Museo de Louvre nació como un conglomerado de palacios que se fueron añadiendo sucesivamente por reyes y emperadores franceses a lo largo de varios siglos. Posteriormente, François Mitterrand propuso un plan de modernización del museo, ejecutado por el arquitecto chino-norteamericano I. M. Pei y su famosa pirámide de cristal. Dicha ampliación fue en su momento muy controversial.

Hoy, el Louvre, el museo más famoso del mundo, ha decidido seguir los pasos del Guggenheim y sacar provecho a su invaluable colección de arte antiguo. Curiosamente cuando se dieron a conocer los planes de expansión del Louvre, se tuvo la misma oposición del público francés y muchos intelectuales galos han declarado que "sus museos no están en venta". Jacques Chirac, por su parte justificó el acuerdo como una forma de establecer vínculos entre la civilización occidental y el Medio Oriente.



EL LOUVRE DE ABU DHABI

"Dedicada a exhibir trabajos y artefactos del pasado, el Museo de Arte Clásico se halla ligado a aspectos al mismo tiempo remotos y familiares, derivando naturalmente del espíritu del lugar. La isla ofrece un áspero paisaje, atenuado por su encuentro con la ensenada, una impresionante imagen de la aridez de la tierra versus la fluidez de las aguas. Éstos despertaron la imaginación hacia ciudades desconocidas,enterradas bajo profundas arenas o hundidas bajo el agua. Estos pensamientos de ensueño se han mezclado en una simple plan de un sitio arqueológico revivido como una pequeña ciudad, un agrupamiento de edificios de baja densidad ubicados a lo largo de un plácido paseo."
Jean Nouvel.

Un enorme domo, una figura muy común en la arquitectura islámica pero aquí planteada en proporciones achatadas, se encuentra en el Museo Guggenheim y el Centro de Artes Escénicas. Es también una referencia al paisaje, evocando el perfil de una gran duna en el desierto.


Nouvel prefiere separarlo de la inmediatez de la ciudad y crear un ambiente casi teatral, compuesto por un conjunto de edificios que tienen un contacto íntimo con el agua. La idea de Nouvel ha sido crear una pequeña "ciudad perdida" casi como una ruina en medio del desierto que deja entrever sus tesoros.


Lo interesante es que la disposición de los ambientes y el patrón espacial del museo recoge en cierto modo el carácter de la trama urbana de las ciudades árabes, retomando espacios como el souq, o la discontinua sucesión de plazuelas y edificaciones, generando resquicios y ofreciendo múltiples sensaciones al visitante.


La organización de esta ciudad-museo sin embargo, no es caótica, sino que se rige a través de la superposición de dos tramas giradas.



"Esta micro-ciudad requiere un microclima que dé al visitante la sensación de ingresar a un mundo diferente. El edificio es cubierto por una gran cúpula, una forma común a todas las civilizaciones. El domo es hecho de una red de patrones diferentes entrelazados sobre un techo translúcido, lo que permite el paso de una mágica luz, tal como la mejor tradición de la arquitectura árabe. El agua juega un papel crucial, tanto en reflejar cada parte del edificio como en crear un Psique, y crear, con un poco de ayuda del viento, un microclima confortable."

Nouvel aplica aquí un elemento en el cual ha invertido varios años de investigación sobre la cultura árabe, y es un conjunto de tramas superpuestas que simulan las mashrabiyya , una filigrana típica de de las construcciones islámicas y que el arquitecto francés ha aplicado en su temprano Instituto del Mundo Árabe en París o en su reciente Torre en Doha, Qatar.


El efecto de esta lluvia de luz controlable ha de ser casi mágico, a juzgar por los gráficos, recogiendo el espíritu de la sombra bajo un oasis de palmeras o los elaborados juegos de luz que se experimentan en la Alhambra de Granada o la Mezquita de Córdoba.


La experiencia es diferente cuando se aproxima al museo desde el mar, siendo éste un vínculo entre el navegante y la tierra que lo recibe.


El paisajismo es un microcosmos de las diferentes condiciones encontradas en la región, desde el oasis a la duna, desde el estanque al archipiélago, cada capa exponiendo sus propias plantas específicas y reforzando el carácter de "isla dentro de la isla".


Todo el territorio es visto no tanto como un anhelo nostálgico de algún mundo remoto, algún paraíso perdido, sino como un impulso para cuestionar un sentido del tiempo".

El siguiente es un vídeo de los primeros tests en el manejo de la luz usando un modelo del museo.




VER TAMBIÉN

- MUSEO DE LOUVRE.
 - ISLA SAADIYAD, ABU DHABI.
- OTRAS OBRAS DE JEAN NOUVEL.
Jean Nouvel junto al Sheik Sultan bin Tahnoon Al Nahyan en una prueba de cómo funcionará el efecto de luz de la cúpula del nuevo Louvre.
La nota de humor la trae nuestro buen amigo Martín Lisnovsky en su arquitectura + historia.

No hay comentarios.: