04 junio, 2010

LA CATEDRAL DE SIENA

Foto cortesía de Lele.

La anterior entrada estuvo dedicada a la ciudad de Siena y la Piazza del Campo, el espacio cívico más importante de esta ciudad. En esta ocasión revisaremos el espacio sacro: la Piazza del Duomo y la Catedral de Siena. Ésta no es solamente interesante por su arquitectura, sino por la cantidad de tesoros artísticos que contiene. La obra en sí fue diseñada por Nicola Pisano, pero en ella contribuyeron maestros como Donatello, Miguel Ángel y Gian Lorenzo Bernini. Será esta una ocasión para establecer comparaciones entre el estilo Gótico Toscano y otros estilos en Italia y en Europa que hemos desarrollado previamente en este moleskine.


HISTORIA DE LA CATEDRAL

La necesidad de proteger la ciudad medieval se manifestó de dos maneras: las murallas, se dotó de un anillo defensivo en torno al núcleo urbano, y la catedral, que fue el lazo de comunicación con quien, en última instancia regía todos los destinos.
Geoffrey H. Baker. Análisis de la Forma. Urbanismo y Arquitectura

Detalle de la fachada

Como en muchos otros casos, la Catedral de Siena se construyó sobre la base de una antigua iglesia que databa del siglo IX.
La nueva iglesia, llamada Duomo di Santa Maria dell' Assunta, fue diseñada por Nicola Pisano y construida entre 1215–63 bajo su dirección, en colaboración con su discípulo Arnolfo di Cambio.
En 1339 se planeó una ampliación de la catedral que la hubiera convertido en la más grande de Italia, extendiéndose hacia el este. Lamentablemente, la Peste Negra estalló en 1348, llevando a la muerte al 70% de la población sienesa. Aún hoy pueden verse restos de esa construcción interrumpida.

Esta pared incompleta es una taciturna remembranza de la desgracia que asoló Siena y Europa a fines del siglo XIV.

EMPLAZAMIENTO

Foto cortesía de Calovi.

La orientación de la catedral esta ligeramente girada al noreste, pero la ampliación la hubiera hecho más orientada al sureste, que es, dicho sea de paso, la orientación de Tierra Santa respecto de Siena (no tengo información contundente de que haya habido una intencionalidad al respecto, es sólo una observación personal).


La catedral se encuentra en la cima de la colina más alta de Siena, implica una acercamiento hacia lo divino, siendo al mismo tiempo un símbolo de protección hacia el pueblo que se halla más abajo y un hito hacia el cual todo el pueblo tiene referencia y reverencia (de hecho hemos visto cómo tanto los edificios que definen el Campo se interrumpen ante la ruta que lleva al Duomo y como la Torre del Mangia se orienta hacia el campanile de la catedral). La catedral se integra entonces al paisaje urbano, y el paisaje se integra a la catedral.

Foto cortesía de mstk.

La catedral se encuentra en la colina que hay más abajo del Campo: por consiguiente la relación que traba a estos dos elementos y al mercado se debe a su localización topográfica. Las vías de comunicación entre estos tres espacios, como también los dos que unen el Campo con la catedral dejan ver fugazmente la cúpula y el campanile, con el consiguiente aumento de tensión.
El camino más directo para ir a la catedral parte del acceso principal al Campo, recorre la calle de enfrente, sube por las escaleras que pasan junto al baptisterio y, cruzando bajo el arco que da a la plaza situada en el eje este-oeste, al lado de la catedral, continúa y gira en dirección a la portada.


Un segundo itinerario arranca de la entrada principal al Campo o de la boca de la calle que ofrece la vista enmarcada en la Torre del Mangia. Después sigue por la calle posterior del Campo, tuerce por un callejón estrecho y ascienda escalonadamente hasta el espacio formado por la inacabada ampliación de la catedral. Este campanario obsequia con vistas de la cúpula y el campanile enmarcados aquí por el arco. Cuando se llega junto a la catedral, entonces la ruta recorre los ejes principales y la marcha recibe el impulso de las bandas horizontales que dejan verse en el exterior de la catedral.
Geoffrey H. Baker
El proceso de aproximación hacia la catedral supone una especie de peregrinación y de hecho el arco de la inconclusa catedral define el ingreso a la piazza del Duomo, y al mismo tiempo diferencia un ámbito sagrado de la ciudad mundana.

Ruta de aproximación hacia la catedral. El campanile asume el rol de hito urbano.

Me llamó la atención el reducido tamaño de la plaza del Duomo. Su espacio es irregular, la fachada principal no tiene un atrio lo suficientemente grande para apreciar su belleza, la que básicamente tiene que ser contemplada diagonalmente. Esta piazza no tiene la potencia espacial ni un uso tan intenso como la del Campo, pero sí tiene un significado simbólico en la estructura urbana del pueblo.


VOLUMETRÍA Y ESTILO

La catedral tiene planta de cruz latina (una nave principal atravesada por un transepto), con una cúpula en el crucero. Esta es una característica muy propia de las iglesias italianas. Ya la basílica románica de Pisa presenta una cúpula en el crucero, algo que suele estar ausente en catedrales románicas y góticas más al norte de Europa, como York y Norwich en Inglaterra y Saint Michel en Francia, que localizan un prisma vertical en el crucero.


Al volumen principal se añade el de la sacristía y, adosado de la iglesia la torre o campanile.

Baptisterio

A pesar ser pertenecer una catedral gótica, este templo no presenta elementos típicos de este estilo, como predominancia vertical, arcos ojivales, pináculos, contrafuertes y toda la parafernalia que le da las catedrales góticas tradicionales esa especie de "exoesqueleto", y que se puede encontrar, sin embargo, en el impresionante Duomo de Milán. Por el contrario, tanto la volumetría como las líneas de la fachada refuerzan un sentido de horizontalidad en la composición, teniendo al campanile como único contrapunto vertical.


Si bien la iglesia tiene un estilo gótico, el campanario tiene un estilo marcadamente románico, trabajado con una serie de pequeños arcos que nos recuerdan, por ejemplo, a la basílica de Pisa.


FACHADA


En la fachada principal pueden apreciarse claramente dos estilos. El nivel bajo (Giovanni Pisano, in. 1284), presenta tres arcos de medio punto (a diferencia de las iglesias góticas de Europa del Norte que tienen arcos ojivales), que de algún modo hacen referencia a la tradición románica italiana. Los arcos, sin embargo, se hallan coronados por lunetas y frontones góticos.


El segundo nivel (Giovanni di Cecco, in. 1376) tiene también tres cuerpos, siendo el central un cuadrado que contiene un rosetón circular, coronado por un tímpano con mosaicos. Lo flanquean dos elementos menores. Aquí se advierte una influencia de la Catedral de Orvieto (in. 1290), pero a diferencia de ésta, en Siena no hay correspondencia entre los cuerpos inferiores con los superiores de la fachada.


Los mosaicos de la fachada son relativamente recientes, hechos en 1878. El mayor de ellos representa al la Coronación de la Virgen y los dos menores a la Presentación de María en el Templo y a Natividad de Jesús.


El rosetón principal (Pastorino de Pastorini, 1549) representa la Última Cena, pero hay otros rosetones menores con diversos temas religiosos.


Tanto las fachadas como los interiores están recubiertos por franjas intercaladas de mármol blanco y verde, que luego se utilizarán en otras iglesias como la catedral de Florencia, ya en estilo renacentista.

Foto cortesía de Rick Elkins
INTERIOR


El efecto de las franjas bicolores de mármol al interior es impresionante. Esta decoración comprende tanto las paredes de la nave como las columnas que soportan la bóveda (a excepción de algunas que han sido deliberadamente no decoradas para marcar espacios especiales dentro de la iglesia).


La bóveda nervada así como el interior de la cúpula se hallan pintados de azul y decorados con estrellas dorados, mientras que los arcos formeros y terceletes fueron ricamente decorados.

Decoración de los techos. Fotos cortesía de jurvetson, smiling da vinci, jaap verhoeven

El altar principal de estilo renacentista es hecho en mármol (Baldassare Peruzzi, 1532) contiene un ciborio de bronce (Vecchieta, 1467-72), al que acompañan candelabros de bronce en forma de ángeles.


El púlpito, de forma octogonal, es hecho de mármol de Carrara y esculpido por el propio Nicola Pisano entre 1265-68, y es hecho en el estilo gótico del norte de Europa. Un detalle curioso es que algunas de las columnas descansan sobre los lomos de unos leones tallados.


El piso está cubierto por 56 exquisitos mosaicos de diferentes tamaños trabajados entre 1372 a 1547, combinando patrones geométricos con figuras del antiguo testamento, elementos simbólicos y personajes de la sociedad y el clero sienés.


OBRAS DE ARTE

La catedral de Siena es un relicario de obras de arte, tanto en su exterior como en el interior.
Las esculturas de la fachada (Giovani Pisano) representan profetas, filósofos y apóstoles.
Al interior hay 172 estatuas de yeso representando a los papas de la iglesia hasta entonces, a las que se suman esculturas de artistas como un joven Miguel Ángel Buonarotti.

Escultura de la loba, símbolo de Siena. Foto cortesía de albireo.

La Guía de la Toscana ofrece una completa descripción de la Catedral, su historia y sus tesoros.
El siguiente vídeo nuestra el interior del Duomo de Siena.



VER TAMBIÉN
- ARQUITECTURA ROMÁNICA-GÓTICA

3 comentarios:

Mateo dijo...

Excelente! Debo decir que me ayudo un monton para un TP que tengo que presentar mañanas. Muy buen review, muchisimas gracias.

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Mateo. Es un placer.
Saludos

Sonia dijo...

Hola! soy una estudiante de arquitectura en Madrid y he leído tu post buscando información sobre dicha catedral, pero he encontrado un "semi-error", cuando criticas la pequeña plaza del Duomo, su irregularidad, y la imposición de ver la catedral en diagonal... es así como se veía en las ciudad de la Edad Media, ya que eran de una trama irregular y muy apretadas, hacían que la catedral surgiese vertical y casi como un monstruo que conmoviese al ciudadano al doblar la última esquina, es decir, es así como hay que ver las catedrales góticas.
Seguiré leyendo tu blog!