30 octubre, 2007

ROPPONGI HILLS. TOKIO


Tokio, la capital de la segunda economía del planeta, aparece como un enigmático juego de contradicciones, un infinito rompecabezas urbano cuyo diario frenesí se debate entre el caos de lo megalómano y la minuciosidad del detalle, entre el consumismo y la tecnología modernos del siglo XXI y la austeridad y tradición de antaño. Es una ciudad que forzosamente se re-inventa y se re-crea, se demuele y se reconstruye a sí misma, para sus 12 millones de habitantes, y sus muchos más millones de visitantes, quienes viven fuera de Tokio, pero deben viajar muchas horas para trabajar en la capital.


Interesante resulta pues la renovación urbana en Roppongi, construida en 2003, uno de los barrios comerciales más importantes de la ciudad, pues introduce masivamente la vivienda, revitalizando un sector de la ciudad que tendía a su degradación, y acercando más los lugares de trabajo y habitación.

PROGRAMA
Con una inversión de 5 mil millones de dólares, la constructora Mori Builduing Co. (la misma que construyera el complejo Namba Parks en Osaka) desarrolló este conjunto, llamado Roppongi Hills, sobre un área de 11 hectáreas, que vino a ocupar más de 400 lotes que habían sido comprados por Minoru Mori a lo largo de 14 años. El complejo incluye una torre de oficinas de 54 pisos, 840 departamentos de vivienda, cines, centros comerciales, un anfiteatro y áreas de recreación.


COMPOSICIÓN VOLUMÉTRICA
La arquitectura del conjunto no se caracteriza por su uniformidad. Al volumen cilíndrico de la torre principal se contrapone una diáspora de formas que se yuxtaponen, casi compitiendo por querer resaltar cada una más que la otra. La resolución de cada uno de los edificios es interesante en sí misma, pero el conjunto pareciera carecer de una idea rectora que lo organice.

Distribución de Roppongi Hills. Imagen cortesía de Mori Co.


La torre Mori con sus 238 m alberga un museo (el Mori Art Museum), y en sus primeros 6 niveles contiene restaurantes y tiendas.


En la azotea de la torre se encuentra un mirador desde el cual presento una panorámica de Tokio de noche, mostrando la Torre Tokio, remembranza de la famosísima Eiffel.



Además de la torre principal, existen otras cuatro torres de vivienda, con 793 lujosos y exlusivos departamentos. En uno de ellos se dice que se Alberto Fujimori se alojó durante su estadía en la capital japonesa.

Presionar aquí para ver un video del proceso de construcción de la torre.


EL ESPACIO INTERIOR

En vista puede apreciarse también el truculento juego de los volúmenes y la forma como las paredes se inclinan, plegándose y deconstruyéndose. El resultado interior es espectacular. El contraste entre la retícula cartesiana y el muro ladeado produce un sin numero de sensaciones espaciales. El espacio se dinamiza, cambia de escala, se retuerce y se libera, explotando hacia el exterior, como en el hall de múltiple altura.


No obstante la influencia deconstructivista, la resolución de los detalles muestra su raíz japonesa, su austeridad y sencillez, así como su modulación y ordenamiento matemáticamente concebidos. Luego de recorrer sus cuidados interiores, atravesado por puentes que comunican tiendas y restaurantes, una rampa especial conduce al ascensor que llevará a la parte superior de la Torre Roppongi.


TRATAMIENTO EXTERIOR


Paisajísticamente, incluye un área de plazoleta amenizada por pasarelas metálicas y juegos de agua que resbalan coqueteando sobre el cristal, que resaltan especialmente de noche, animados por el juego de luces.


Detalle especial lo confiere y por la presencia de la gigantesca escultura de una araña que se ubica al ingreso de la torre, llamada Mamá, trabajo de la escultora francesa Louise Bourgeois. Una réplica de esta escultura se encuentra frente al Museo Guggenheim en Bilbao.


LA TRAGEDIA DE LAS PUERTAS GIRATORIAS
El 26 de marzo del 2006 un niño de 6 años, Ryo Mizokawa, falleció aplastado por las puertas giratorias de la entrada principal a la torre. Al parecer, los sensores de las puertas estaban muy arriba por lo que no pudieron reconocer al peque;o. La constructora Mori pago una cuantiosa compensacion a la familia y cambio las puertas a deslizantes. Sin embargo, al comprobarse que habian habido muchos mas casos de accidentes menores relacionados con las puertas giratorias, la justicia japonesa condeno a prision a tres funcionarios por negligencia profesional.

En esta vista, tomada en mayo del 2003, puede apreciarse las puertas rotatorias originales. Luego del accidente en que un niño de 6 años perdió la vida, las puertas fueron removidas por puertas deslizantes. Foto C. Zeballos.

Como todos los grandes desarrollos urbanos (tal como se vio, en menor escala, en el caso de Larcomar, en Lima, Perú), el Roppongi Hills presenta aspectos positivos y negativos. Por un lado, es un intento por devolverle calidad de vida a una anónima y taciturna zona urbana de la agitada metrópolis. Considerada una de las mayores inversiones inmobiliarias en Tokio, se ha convertido en una de las zonas más concurridas e importantes en la ciudad, generando dinamismo economico y miles de empleos. Por el otro, el enorme impacto que este complejo ha tenido sobre los vecinos ha causado notorias molestias en cuanto al notable incremento de ruidos, contaminación y chiflones de aire causados por el estrecho agrupamiento de las grandes estructuras.

VER TAMBIEN/SEE ALSO
-
EDIFICIOS COMERCIALES/COMMERCIAL-OFFICE BUILDINGS




4 comentarios:

viagra online dijo...

Wow muy impresionante la verdad, aparte es muy bueno ya que hay demasiadas personas que viven fuera de la capitale ste complejo de mini apartamentos es muy buena idea.
Gracias por compartirlo, buen post.

Invertir en oro dijo...

Que impresionanta la arquitectura de este edificio, es como estar en el futuro.

Inversiones en petroleo dijo...

Me parece genial que en el mundo hayan edificios como este ya que son agradables a la vista.

levitra cialis dijo...

Es increíble como en esta parte de el mundo los arquitectos no están limitados a un presupuesto , y pueden dejar volar la imaginación y convertirla en este tipo de edificios.