18 mayo, 2008

TOYO ITO: HOMENAJE A LOS VIENTOS

ENGLISH VERSION

"Quería mostrar que la pérdida de la realidad en la vida de la ciudad es la otra cara de la moneda en la imagen de la arquitectura" Toyo Ito

Toyo Ito
es, junto a Tadao Ando, el arquitecto japonés más reconocido internacionalmente en la actualidad. Pero, a diferencia de Ando, quien se basa en el manejo de la luz en la tradición japonesa y mantiene un vocabulario y estilo racional, geométrico y masivo, Toyo Ito no se apega a ningún estilo y experimenta con temas metafóricos, formas transparentes y artilugios electrónicos, ya que sus trabajos se encuentran muy vinculados a otro aspecto de la cultura en Japón, un país que, en muchos aspectos, es el tecnológicamente más avanzado del mundo.

Toyo Ito

Coreano de nacimiento (aunque descendiente de japoneses) durante la ocupación nipona a ese país (1941), y dueño de un carácter sencillo y afable, Toyo Ito reconoce la importancia del Ki(気), el flujo energía que discurre en la arquitectura y en todas las cosas.

"El espíritu del Ki, al circular en el cosmos como aire, se condensa y solidifica para formar el cuerpo de los seres vivientes. El cuerpo está hecho de líquidos y sólidos, pero fundamentalmente es de gas. Al mismo tiempo que el gas se condensa y solidifica para formar el cuerpo, el aire que se inhala en el cuerpo lo llena. Así de esta manera el Ki sostiene la vida. El aire una vez inhalado es exhalado rápidamente y no hay distinción entre el yo y los otros.
Toshio Kuwako, mencionado por Toyo Ito en su escrito "Tarzanes en el bosque de los medios"



De allí que la arquitectura de Ito combine el flujo del viento con el flujo de los electrones y proponga una arquitectura sensible a los efectos del ambiente, mediante el uso de la tecnología. En ese sentido, dos de sus proyectos tempranos experimentales más celebrados constituyen la Torre y el Huevo de los Vientos, dado su carácter ligero y casi efímero, así como su delicada parafernalia tecnológica.

LA TORRE DE LOS VIENTOS (1986)

Frente a la estación de autobuses de Yokohama se encontraba una vieja torre de agua y ductos de ventilación, una estructura anodina y hasta brutal, hecha de concreto.

La Torre de los Vientos se ubica en frente al Terminal de Yokohama
Ver ubicación en Google Maps

Ante la idea de mejorar el aspecto de la misma y por tanto la primera impresión del visitante que llega a esta ciudad por bus, se organizó un concurso arquitectónico.

La geometría de cilindro ovalado de la Torre de los Vientos se distingue de los demás volúmenes de su entorno.
Foto cortesía de El Croquis.


La propuesta de Ito fue recubrir la torre placas de espejos acrílicos. Alrededor de la torre se instaló una estructura cilíndrica ovalada de 21 m de altura y 9 x 6 de sección, forrada con un revestimiento de aluminio perforado que refleja el cielo durante el día.

La torre se halla recubierta por una platina de aluminio perforada. Foto C. Zeballos
Debo decir que la primera impresión fue un poco decepcionante, debido tal vez a que llegué en una tarde nublada y la torre no parecía ser nada especial. Sin embargo, la torre mostró su mayor atractivo en horas de la noche, en la que 1300 lámparas que emiten luces de distintos colores en coordinación con 12 anillos de neón ofrecieron un multicolor juego de colores.

La misma vista luego de su iluminación nocturna. Foto C. Zeballos.

Un sistema electrónico reconoce las diferencias en la velocidad del viento y la ondas sonoras del ruido circundante y las traduce en códigos de luz y color. Por ese motivo, a diferencia de un arreglo de luces tradicional, esta instalación no sigue un programa o rutina predeterminado, y ofrece un espectáculo siempre cambiante de luz y color.

Secuencia lumínica de la Torre de los Vientos. Fotos cortesía de El Croquis
Planta de la Torre de los Vientos. Imagen cortesía de El Croquis

Presionar aquí para ver un video conceptual de los componentes y el funcionamiento de la torre




EL HUEVO DE LOS VIENTOS (1991)

Ito propone una especie de "casa del futuro" que es una "galería de video exterior". Existen dos versiones, una en Bruselas y la otra en el suburbio japonés de River City 21, en Tokio.
Se trata de una estructura de una geometría ovalada -una forma recurrente en sus diseños en esa época- contrasta con los volúmenes paralelepípedos de ángulos rectos de su entorno.


Esta cápsula se halla fija a la pared, suspendida del suelo mediante patas metálicas, y da la impresión de estar flotando en el aire, especialmente desde un pequeño espacio público ubicado en la mezaninne.

Vista diurna y nocturna del Huevo de los Vientos. Foto C. Zeballos

Utilizando un recubrimiento similar al de la torre, este elipsoide de 16 x 8 m se halla recubierto de una plancha de aluminio perforado debajo de la cual pantallas de cristal líquido presentan imágenes y noticias.

Esquemas del Huevo de los Vientos. Imágenes cortesía de El Croquis.

Cuando está funcionando, el efecto es muy interesante; al estar suspendido, es como si las imágenes estuvieran flotando en una superficie curva, casi como un holograma, muy diferente al efecto de las pantallas gigantes colgadas en las fachadas de los edificios.

Huevo de los vientos. Foto cortesía de Philip Jodidio.

En un principio pensado como una vivienda futurista, el Huevo de los Vientos "es el objeto de las imágenes que llegan con el viento y se van con el viento".

Interesante contraste formal con los volúmenes circundantes. Foto C. Zeballos.

Para Toyo Ito el viento y su significado son muy importantes, no sólo porque su arquitectura, especialmente estos elementos de mobiliario urbano escultórico, se caracteriza por su ligereza y transparencia, sino porque interactúa con el entorno y con el usuario, haciéndole notar la relevancia de la energía que lo rodea.

En la próxima entrega comentaremos la obra más emblemática de Toyo Ito, la Mediateca de Sendai.


VER TAMBIEN

- OTRAS OBRAS DE TOYO ITO

- INSTALACIONES-ESTRUCTURAS URBANAS LUMÍNICAS- ARTE LUMÍNICO INTERACTIVO Y
- ENLACES EXTERNOS RECOMENDADOS
- TRATAMIENTO DE ESPACIOS URBANOS

Visto desde la terraza superior, el elipsoide da la impresión de estar flotando. Más pequeño de lo que parecía en las fotos, no tuve la suerte de encontrarlo funcionando.

4 comentarios:

Vidal dijo...

Fui a ver ambos. Sobre el papel en revistas me parecieron muy iteresantes.
In situ me defraudaron, el huevo de los vientos esta apagado, oxidadado y ni siquiera lo conocian los vecinos alos que fuimos preguntando para encontrarlo.
La torre de los vientos consigue un efecto bonito y curioso. Pero tambien pasa desapercibida para la gente.
Algo falla cuando mucha gente desde sitios muy lejanos peregrina para ver estas obras que los propios vecinos del lugar ignoran. No se si por desconocimiento o es que no se sienten identificados con ellas.

Carlos Zeballos dijo...

Exacto!! El libro que tenía hablaba de los efectos lumínicos de la torre de los vientos pero nunca dijo que era una torre de agua, por lo que yo me imaginaba algo así como la Torre Agbar. Y sí mucha gente no le daba importancia, en realidad ya tiene como 20 años por lo que mucha gente debe estar acostumbrada.
Después de todo, en la noche la Torre fue interesante, pero lo del huevo si fue mucho más decepcionante pues yo me lo imaginaba una gran cápsula. Luego de invertir plata, tiempo y una buena caminata para llegar allí, fue decepcionante... Más parecía la huev... de los vientos.
En fin, a veces pasa que las revistas tienen buenos fotógrafos. O tal vez sea que realmente estas obras se pensaron como efímeras.
Un saludo.

Inversiones en oro dijo...

La arquitectura es sin duda un arte que no muchas personas pueden tener, me gustan mucho tus blogs porque presentan verdaderas artes de arquitectura.

Anónimo dijo...

La torre y el huevo son proyectos muy viejos. La tecnología con la que fueron hechos hoy es bastante común. Lo más importante es que fueron concebidos como instalaciones efímeras que finalmente se dejaron en pie, porque eran importantes para la ciudad. De esto hace como 20 años, y los vecinos no son los mismos, y Tokio tiene miles de cosas para ver hoy en día. Qué fácil y cómodo es criticar.