12 abril, 2010

LE CORBUSIER: UNITÉ D'HABITATION DE BERLÍN

ENGLISH

Las Unités d’habitation son unas de las más famosas obras de Le Corbusier. Como parte de un planteamiento más grande y radical, estas enormes unidades de vivienda han influido en el desarrollo de conjuntos habitacionales en todo el mundo en las décadas subsiguientes a su construcción.


De las 5 unités construidas, la de Berlín tiene características sui géneris, ya que Le Corbusier tuvo que adaptar la modulada concepción de su edificio a las exigencias de la reglamentación alemana. En este post exploraremos algunas de las características más importantes de las unités y veremos más de cerca detalles de este edificio berlinés y del sorprendente cambio en la composición de sus habitantes hoy en día.


IDEAS URBANAS DE LE CORBUSIER

En 1922 Le Corbusier presentó un radical plan urbano: la Ville Contemporaine, que era una crítica a la ciudad europea de ese entonces: hacinada, insalubre, sombría. Le Corbusier planteaba demoler todo y construir grandes bloques habitacionales rodeados de parques y dispuestos de que manera que no se hicieran sombra entre sí.

Le Corbusier comparaba el carácter ófrico e insalubre de muchas ciudades europeas con su propuesta de la Ciudad Contemporánea. El dibujo, tomado en la Unité de Berlín contrasta ambas situaciones: Le Soleil et l'Ombre (el sol y la sombra).


Sus ideas nunca fueron ejecutadas plenamente, a pesar de que el afamado arquitecto suizo se pasó la vida ofreciendo sus servicios de urbanista en muchas partes del mundo, desde Buenos Aires hasta Berlín. Únicamente tuvo éxito en Chandigarh, India, cuyo caso hemos detallado anteriormente en este moleskine.

LAS UNITÉS D’HABITATION

No obstante, se llegaron a construir 5 Unidades Habitacionales, los bloques de los que estaba compuesta la Ciudad Contemporánea: La más famosa de las unidades es la de Marsella, en Francia, llamada la Cité Radieuse o Ciudad Radiante (1945), Nantes-Rezé (1952), Berlín (1956), Briey-en-Forêt (1957), Firminy (1960).

Terraza jardín de la Cité Radieuse, la Unité d'Habitation de Marsella.

El concepto era hacer de estas grandes unidades pequeños pueblos independientes, cada uno con muchas viviendas de distintos tipos, desde departamentos individuales hasta residencias para familias de 10 personas. Además incluían servicios públicos que permitieran funcionar a estas unidades autónomamente: tiendas, áreas de deporte equipamientos médicos y educativos dentro del propio edificio. Cabe decir, sin embargo que luego de un tiempo las unités empezaron a deteriorarse y simplemente no funcionaron como "pequeñas ciudades" independientes, tal como había imaginado Le Corbusier.

La Unité de Berlín

Los volúmenes eran básicamente cajas alargadas, sostenidas sobre pilotes a fin de lograr una mejor integración espacial con su entorno peatonal. La terraza era usada como jardín para devolver el área ocupada a la naturaleza (anteriormente explicamos los 5 principios corbuserianos en su diseño de la Casa Curutchet, en La Plata, Argentina).

Unité en Briey-en-Forêt.
Interior de la unidad de habitación en Marsella.

Un aspecto fundamental en estas viviendas era su economía, tanto en los materiales utilizados como en la modulación de los diferentes elementos de la vivienda, para lo cual Le Corbusier desarrolló un sistema de proporciones al que denominó Modulor.

EL MODULOR

En un intento de encontrar un sistema de medición independiente a la pulgada y el metro, y que sea más acorde a las proporciones del cuerpo humano, Le Corbusier desarrolló el Modulor, basado en las series de Fibonacci y la sección áurea. Para él, significaba un “conjunto de medidas armónicas apropiadas para la escala humana, universalmente aplicables a las cosas mecánicas”.


Muchos de los elementos compositivos de los edificios de Le Corbusier, en particular las Unidades de Habitación, fueron diseñados basándose en las proporciones del modulor, tanto en planta como en sección, desde las dimensiones generales hasta los detalles.

Los exteriores de la Unité de Berlín están decoradas con motivos alusivos al Modulor.

ANTECEDENTES EN BERLÍN

Tras la devastación de Berlín por los aliados al final de la Segunda Guerra Mundial, cientos de miles de berlineses quedaron sin hogar. Durante la reconstrucción las autoridades priorizaron la edificación de viviendas económicas.
En 1956 el comité de planeamiento de Berlín recibió la propuesta de Le Corbusier para construir una de sus unités. El comité quiso sacar provecho de la fama del arquitecto suizo y le halló una ubicación a su edificio sobre la colina Charlottenburg, con soberbias vistas hacia la ciudad (esto es algo muy inusual, como apunta la revista Living Numbers, ya que normalmente se le indica al arquitecto un lugar donde realizar un proyecto, no se acomoda un proyecto en algún lugar de la ciudad).

Vista de Berlín desde la Unité.

La ejecución de la unité berlinesa se efectuó entre 1956-59, cuando la ciudad aún no estaba dividida por el muro.

EMPLAZAMIENTO

La Unidad de habitación se halla muy cerca del monumental estadio olímpico construido por el arquitecto Werner March para las olimpiadas de Berlín en 1936 durante el III Reich.

Ver ubicación en Google Maps
Vistas del estadio Olímpico de Berlín, construido por los nazis entre 1934-36. Hitler favoreció una arquitectura neoclásica sobria pero monumental.

La unidad se encuentra en un pequeño promontorio, la colina , en medio de un extenso parque.


A diferencia la pomposa antesala al megalómano estadio, el acceso a la unidad es indirecto, mediante una calle curva que se aproxima desde el noroeste y que permite la aprehensión visual del bloque mediante el recorrido, un recurso utilizado también por Le Corbusier en su aproximación a otras obras suyas, como la iglesia de Ronchamp, por ejemplo.


LA UNITÉ DE BERLÍN

La propuesta de Le Corbusier para Berlín incluye 530 departamentos distribuidos en 17 niveles. No obstante, se accede a ellos sólo a través de 9 “calles” , que son en realidad pasillos bastante anchos, mucho más que los de un edificio residencial común, donde supuestamente los residentes tendrían interacción social.

Sección y planta típica, ubicadas en la entrada del edificio.

Esto se logra gracias a que las viviendas son dúplex, es decir, de dos niveles y con escaleras y tienen escaleras interiores, gozando de mayor riqueza y amplitud espacial que muchos de los departamentos de hoy.


Algunas vistas de los departamentos originales, buscando expresar su comfort y modernidad

Cada vivienda también cuenta con sendos balcones, que constituyen una trama que genera la fachada exterior. Esto posibilita el ingreso de luz, pero protege el interior del asoleamiento excesivo.


Le Corbusier buscó expresar la individualidad de cada departamento a través del color trabajado en una serie de tonos aplicados dentro del gran lienzo blanco que es el volumen del edificio.


El uso del color para dar carácter a las unidades de una fachada repetitiva se repetido en posteriores edificios multifamiliares en el mundo, como en el reciente Shinonome Canal Court en Tokio, por Toyo Ito, Riken Yamamoto y otros.

Una de las "calles interiores", bastante anchas para este tipo de edificios. Sin embargo, en lo personal me evocaron un hospital.

Los acabados, como esta luminaria, son bastante simples.

Detalles de las circulaciones interiores. A diferencia de las grandes ventanas al interior de los departamentos, estos espacios públicos son más introvertidos y tienen ventanas pequeñas.

A diferencia de otras unités como la de Marsella, la de Berlín tiene pocos equipamientos complementarios. En un principio (aunque un poco tardíamente) se añadieron un albergue infantil, una oficina de correos, un pequeño supermercado y un banco.


LA UNITÉ DE AYER A HOY

La Unité fue creada como un conjunto habitacional económico. Aquí se acomodaron familias de escasos recursos, y no faltó algún medio que comparara estas unidades de viviendas con un panal de abejas. Con el tiempo el edificio fue vendido a la empresa privada Präzisa, y muchos de sus ocupantes originales de hace 50 años se han mudado o simplemente han fallecido.

"Felicidad en unas celdas de colmena" criticaban los periódicos alemanes.

Pese a las críticas, la unité fue ocupada masivamente, debido a la escasez de viviendas.

Sin embargo, pese a lo que se podría esperar, encontramos al edificio en buen estado y muy bien mantenido por sus residentes. Esto se debe a que además de algunos de sus ocupantes originales, la mayor parte de habitantes son arquitectos, artistas e intelectuales que encuentran muy prestigioso el vivir en un edificio de Le Corbusier.


La "Planta libre" ideada por Le Corbusier como un vínculo espacial con el entorno hoy funciona como estacionamiento público.

A pesar de que el edificio ha perdido el rol social original para el que fue diseñado y se ha convertido en un hábitat un tanto elitista, por otro lado esto le ha permitido a la unité (hoy llamada Corbusierhaus) celebrar más de 50 años en muy buenas condiciones.


VER TAMBIÉN:

- OTRAS OBRAS DE LE CORBUSIER.

- VIVIENDA MULTIFAMILIAR

Un excelente anfitrión, el arquitecto Marco Ramos, quien ha recorrido varias obras de Le Corbusier, me condujo a la Unité de Berlín haciéndome notar detalles interesantes que he compartido en esta entrada.

8 comentarios:

Dani dijo...

Magnífico.
Desconocía que hubiera más unidades habitacionales aparte de la ubicada en Marsella. En mi escuela apenas se habló un poco de ésta, ni se mencionaron las demás.
Es una pena que se esfuercen tanto en que proyectemos y nos empapemos de lo contemporáneo y no le devuelvan el respeto que merece la historia de la Arquitectura, nos obligamos a omitir cosas tan interesantes como las que has compartido hoy.
Siempre me ha parecido genial la aportación del modulor de Le Corbusier. Tanto como concepto utilitario y funcional de medida Arquitectónica, como recurso pictórico y decorativo. Una buena idea puede ser tantas cosas... Sin quererlo, se ha convertido en un pequeño logotipo de lo exquisito, de la idea, del concepto.
Brillante.

Jarodrigo dijo...

Un muy buen reportaje como siempre, en este caso sobre una de las obras menos conocidas de Le Corbusier.

Para mi el menos importante de los grandes arquitectos modernos y aquel cuyas obras han resistido peor el paso del tiempo y las modas.

Lo cual no deja de ser una opinión subjetiva mía.

Hasta la próxima.


enmateriadearquitectura.blogspot.com

Carlos Zeballos dijo...

Gracias amigos

Precisamente estoy tratando de dedicar estas semanas a obras de grandes arquitectos modernos.

Coincido en que muchas de las ideas urbanas de Le Corbusier eras polémicas, pero su arquitectura, especialmente el manejo del espacio y de la luz fue magistral.

Un saludo

Anónimo dijo...

¿Se puede hablar de arquitectura sin mostrar planos (distribución, cortes, fachadas)? ¡Creo que no! No basta con fotografías.

Carlos Zeballos dijo...

Mi estimado amigo:
Créame que si hubiera tenido plantas,cortes o fachadas del complejo las hubiera publicado hace tiempo.
Si Ud. tiene esta información, mucho le agradeceré que la comparta para así poder completar el artículo.
Saludos

viagra online dijo...

Me encantan este tipo de caprichos arquitectónicos! realmente me has dado por mi lado!

Alejo Franzetti dijo...

Muy interesante, ¡Muchas gracias por la información!

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Alejo.
Un saludo