02 julio, 2010

JARDÍN DE LAS ROCAS, CHANDIGARH, INDIA


El Parc Güell de Gaudí en Barcelona es el parque más famoso de este estilo en el mundo, pero no es el único. El llamado “Jardín de las Rocas”, construido en Chandigarh, India, por Nek Chand a partir de 1951, envuelve al visitante en un mundo de fantasía hecho de materiales reciclados.


ANTECEDENTES

En 1947, tras la separación de India y Pakistán y la necesidad de crear una nueva capital para la provincia de Punjab, el gobierno indio decidió crear la primera ciudad planificada desde la fundación de Jaipur, encargo que finalmente recayó en el reconocido Le Corbusier (en este moleskine hemos tratado anteriormente tanto el proyecto urbanístico como algunos de los edificios corbuserianos más significativos en Chandigarh).


La construcción de la ciudad se hizo sobre algunas viejas aldeas, las cuales fueron demolidas para darle paso . Desde 1951 Nek Chand, un humilde inmigrante de la recién creada Pakistán, encontró trabajo como inspector de caminos , y le fue asignado el cuidado de un terreno al lado de las tiendas PWD.


Chand empezó recolectando rocas de diversos sitios, así como materiales residuales de las construcciones y demoliciones, y utilizando cemento abandonado empezó a crear grupos escultóricos en 1957.


Cabe destacar que esta actividad era completamente ilegal, ya que el terreno era destinado a uso público, por lo que Chand decidió trabajar secretamente a lo largo de 18 años. Finalmente, en 1975 fue descubierto por un grupo de trabajadores que investigaban sobre la malaria, quienes quedaron maravillados por su trabajo.


En lugar de demoler esta obra como correspondía según las normas, decidieron ascender a Chand, pagarle un salario a tiempo completo para que se dedicara a su creación y destinar 50 trabajadores que lo ayudaran en su tarea de culminar el parque.

Nek Chand (derecha) recibiendo un premio por su trabajo.

En 1976 el Jardín de las Rocas abrió sus puertas al maravillado público . Sin embargo, y a pesar de la popularidad del parque, Chand fue víctima de los celos de sus propios compañeros y en dos ocasiones su creación estuvo a punto de ser demolida por Ashok Pradhan, quien era asesor del administrador municipal, primero para ampliar el jardín botánico y luego para hacer una pista a la villa de Kaimbwala. Los bulldozers estaban listos para iniciar las obras, pero una cadena humana se puso al frente e impidió la demolición. Finalmente se suspendieron las obras y Pradhan fue transferido a otra dependencia.

Foto cortesía de raminders

Sin embargo, la falta de mantenimiento del parque ocasionó el deterioro y abandono de algunas esculturas, por lo que se creó la fundación internacional Nek Chand que es la que hoy vela por el cuidado de este singular parque, que recibe diariamente más de 4,000 visitantes.


EL PARQUE

El parque se ubica en el sector 1, un área intangible boscosa al noreste de la ciudad, muy cerca al lago artificial Sukhna y al complejo del Capitolio. El jardín original ocupaba un área de 49,000 m2, pero hoy abarca 160,000 m².


El parque no tuvo un planteamiento integral, fue creciendo paulatinamente de acuerdo a la disponibilidad de material, sin embargo transmite la idea de ser un mundo fantástico, alejado de mundanas referencias, donde su creador se refugiaba para dar rienda suelta a sus sueños. Precisamente Nek Chand no está de acuerdo con el nombre de "Jardín de Rocas", que denota "elementos fríos y sin vida". Él lo llamaba "el Reino de los Dioses y las Diosas", reflejando la atmósfera mágica que deseaba transmitir con sus creaciones.


Chand utilizó diversos materiales de desecho: botellas, vidrios, brazaletes, mosaicos, vidrio, enchufes eléctricos, vasijas de cerámica, lavabos, cables, ladrillos quemados, etc. Las esculturas, que suman 5000, están agrupadas por temas, y representan personajes y animales típicos de la zona.


Además de las esculturas el jardín incluye elementos que recuerdan la arquitectura mogol (ausente en la propuesta corbuseriana), 3 teatros, paseos, estanques y caídas de agua que en verano son realmente una bendición.


Según los críticos, el Jardín de las Rocas puede ser entendido desde tres enfoques
- Colección, es decir como un muestrario o un museo al aire libre de arte popular.



- Ruina, aunque son unas ruinas en construcción, dado que están ligados al pasado y evocan el uso del suelo antes de la creación de Chandigarh.


- Teatro, dado su carácter escenográfico y, además de la presencia de tres anfiteatros, la posibilidad de que cada usuario sea capaz de crear su propia experiencia a lo largo de su recorrido a través de este mundo mágico (algo similar a lo que buscaban Shusaku Arakawa y Madeline Gins, creadores del Parque Yoro: Sitio del Destino Reversible, en Gifu, Japón).



Es frecuente la comparación entre el Parque Güell con el Jardín de Rocas. La similitud, sin embargo, sólo es en la superficie. No puede compararse el planeamiento integral, la estudiada armonía entre arquitectura y terreno ni el matemático análisis de la naturaleza y su interpretación en tecnologías y formas de vanguardia, realizadas por el experimentado arquitecto catalán con la espontaneidad, improvisación y talentosa intuición del autodidacta empleado público indio. Gaudí tuvo un poderoso patrón que lo proveyó de fondos y materiales que requería. Chand no sólo tuvo que trabajar por su cuenta, sino que tuvo que afrontar envidiosos burócratas en su contra.


No obstante, disfruté mucho recorriendo sin prejuicios la genialidad de este artista nato, una de las más celebradas obras de arquitectura sin arquitectos y el complemento perfecto de arte popular a la sofisticada y racional creación de Le Corbusier.

En el siguiente slideshow pueden verse más vistas del Jardín de las Rocas.



VER TAMBIÉN
- PARQUES TEMÁTICOS
Junto a Varun Sehgal, un excelente anfitrión y que conocí recién en Chandigarh

3 comentarios:

Tita dijo...

Ahí estuve. Una maravilla, pero ¿este parque no tiene reminiscencias y/o se han tomado las ideas y estilos de Gaudí, p. ej. del parque Güell de Barcelona, anterior en el tiempo?

Carlos Zeballos dijo...

Gracias Tita.
Eso mismo pensé, dado que el parque Güell se hizo muy famoso debido a su particular diseño.
Sin embargo, la gente local insiste en que es un diseño original, ya que Chand no era arquitecto y no necesariamente había tenido conocimiento de Gaudí.
Un saludo.

xl pharmacy dijo...

wow that's a wonderful place, thanks a lot for share pictures and information, thanks a lot.