25 septiembre, 2009

JARDINES JAPONESES: KENROKUEN


Todos los jardines japoneses hasta hoy presentados en este moleskine han estado circunscritos a Kioto, la antigua capital imperial nipona. En esta oportunidad me referiré a Kenrokuen, uno de los tres más famosos jardines en Japón, ubicado en Kanazawa, en la prefectura de Ishikawa.

Foto cortesía de julianol

Kenroku-en 兼六園, significa "el Jardín de las 6 cualidades", y debe su nombre a que cumple con las 6 características que -según el libro de la dinastía china Song, Rayuko Meienki- todo jardín debiera tener: amplitud, aislamiento, aire de antigüedad, artificio, flujo de agua y vistas. En efecto, pese a ser un asiduo trajinante de jardines, he visto pocos que ofrezcan tal diversidad de sensaciones al visitante como Kenroku (tal vez el de Katsura sea uno de ellos). A las mencionadas características, añadiría un impresionante manejo del paisaje sonoro, particularmente del agua, que acompaña la definición espacial de un ámbito para darle un carácter particular, desde el estrépito al murmullo.


ANTECEDENTES

Este jardín pertenece al periodo Edo (1603-1868), una época en la que el poder de la corte imperial en Kioto era meramente figurativo, ya que éste estaba en manos del shogun, que los distribuía entre damyo o señores feudales. En 1583 la familia Maeda se instaló en Kanazawa y construyó su castillo en esa ciudad, ubicando el jardín en las afueras de la fortaleza.



A fin de no despertar sospechas sobre su verdadera riqueza, los Maeda escogieron realizar grandes jardines privados, en lugar de suntuosos e impresionantes palacios. Así pues, la construcción de Kenrokuen se inició en 1676.


Los Maeda construyeron también un sistema hidráulico que transporta el agua desde el río Saigawa, tanto para alimentar los estanques del jardín como para eventuales incendios.
Sin embargo, el castillo se consumió bajo las llamas en 1881 y no fue reconstruido, únicamente se preservan unas torres de vigilancia y un pabellón adyacente.

EL JARDÍN

El éxito de Kenroku en como jardín tirdimensional radica en que está desarrollado en dos niveles.

a) Estanque Hisago. b) Kasumi ga Ike. c) Lámpara de piedra Kotoji. d) Pino Karasaki. e) Villa Seisokaku.
Ilustración de Tan Hong Yew, tomada de la colorida publicación de David y Michiko Young, The Art of the Japanese Garden.

El nivel inferior se ubica más próximo al castillo, es la zona más antigua del jardín. Contiene un estanque llamado Hisago, con un islote en el medio, que simboliza el monte Horai. A él desemboca una cascada de 7 metros, la Midoritaki (cascada verde), particularmente alta, lo que es inusual en jardines japoneses (en muchos casos, como en Tenryu-ji, se utiliza más bien una versión simbólica de las cascadas, utilizando rocas y arena).


El nivel superior contiene otro estanque, el Kasumi ga ike (estanque brumoso), que es la más grande de las pozas del jardín. Aquí se ubica el Gankobashi, cuyas piedras adosadas evocan el vuelo de una manada de gansos salvajes.


Un detalle interesante es encontrar aquí una lámpara de piedra llamada kotoji, la que se halla sostenida en un arco, una de cuyas patas descansa en la tierra y la otra en el agua (es la que puede verse en la primera foto de este post).


Desde aquí se gozan magníficas vistas del entorno, el Mar de Japón, la Península Noto y el Monte Yamazaki.

Un tercer estanque presenta la fuente más antigua de Japón, que llega a surtir hasta 3 m de altura, y funciona únicamente por gravedad.


En un extremo se encuentra una pequeña hermita de paja sobre una colina, desde donde puede contemplarse el jardín, la casa de té más antigua del Japón en un jardín (Yugao-tei) y un pozo sagrado llamado Kanazawa (pozo de oro), y de donde viene el nombre de la ciudad.


El sistema de caminos permite no solamente comunicar diversas zonas del jardín que transmiten particulares sensaciones, sino hacerlo de manera fluida y muy natural, tanto que estos cambios son casi imperceptibles.


La primera vez que visité este jardín fue en invierno, cuando estaba completamente cubierto de nieve, y los árboles se hallaban protegidos por una serie de cuerdas llamadas yuki-turi, que evitaban su colapso de las ramas ante el peso adicional.

Foto cortesía de shockatz

El enorme jardín tiene cerca de 8750 árboles, de 183 especies diferentes. Kenrokuen, con sus 11.4 hectáreas, fue designado Lugar Especial de Belleza Escénica en 1922.

VER TAMBIEN

- JARDINES JAPONESES


* Periodo Heian (794-1185)
* Periodo Kamakura (1185-1333)
* Periodo Muromachi (1333-1573)
* Periodo Edo (1603-1868)

* Periodo Meiji (1868-1912)
Junto al Prof. Chris Gillam y Tom Matsumori

Cerca al castillo de Kanazawa, esta amable abuelita prepara unos almuerzos deliciosos.

9 comentarios:

Raúl dijo...

Hola Carlos,

ya hace algún tiempo que llegué a conocerlo, comenté en tu blog y desde entonces sigo cada publicación.

He disfrutado sobremanera cada una. En especial me gustó la Jean Nouvel y el Instituto del mundo árabe.

Sin embargo, como mucha gente, me siento fascinado por la cultura japonesa, pero en particular tengo unas ganas tremendas de conocer la costa oeste, y buscar un poco más el lado cercano a lo rural, y en particular había pensado que cuando un día tenga oportunidad, pasar una temporada en la prefectura de Ishikawa, y en particular Kanazawa era una opción interesante. No sé cuando podrá suceder, pero desde luego he disfrutado conociendo a través de tu relato el jardín de Kenrokuen.

Además he llegado a link de tu entrada sobre Katsura y la satisfacción ha sido por partida doble.

Porque además de disfrutar con la edificación y tu relato, la perspectiva del corte horizontal del edificio me ha hecho ver en él un trabajo mío reciente. Claro que estoy consciente y subconscientemente inspirado, y que tengo conocimientos superficiales de la construcción japonesa, pero este proyecto es algo muy personal, de una vivienda en la que me gustaría vivir y que es muy dificil que algún día me pueda permitir.

Pero independientemente de esto, me ha fascinado darme cuenta a través de este esquema, que los tiempos, la impresión general y el tratamiento de los espacios de mi proyecto no serían extraños a la persona que hace 3 ó 4 siglos hizo ese edificio. No ya hablamos de mi validez (o no validez) como técnico, si no de como unos requerimientos y una concepción del espacio y de la relación vida/hogar, es universal y hace que los círculos siempre acaben uniéndose.

Está claro que estoy fuertemente imbuido por la fascinación de esa cultura, y en consecuencia de su arquitectura y elementos, pero en serio que solo traté de darle mi toque a la casa de mis sueños y fluyo en mí ese aire y ese tempo en el interior, intentando que no se notase demasiado exteriormente.

Aún así, no tengo ninguna imagen de la distrución en perspectiva hecha, aunque tengo claro como hacerla porque lo suelo dejar preparado por sistema cuando proyecto (ventajas de pensar en 3D y del genial SketchUp). Las pocas imágenes que he podido renderizar las puedes ver en www.estudiar.name y cualquier comentario o consejo sería bienvenido, incluso viniendo de tí sería un regalo de un gran valor.

Una vez más gracias por tus entradas, las que tengo el placer de disfrutar asiduamente.

PD: He borrado la anterior por un error terrible en el nombre Jean Nouvel.

Begoña dijo...

Querido Carlos:qué interesante el sistema de cuerdas(yuki-turi) en la temporada de nieve.Me habían hablado de este jardín(a 1hora de Tokyo en avión) pero no he tenido la oportunidad de conocerlo,asi que te agradezco muchísimo que me lo hayas mostrado y explicado. ¡Espero pasearlo algun día!Un besote.

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias Raúl

Katsura en realidad sorprende por la "modernidad" de su concepción. Me alegra que hayas reconocido rasgos similares en tu diseño.
Ah, y he visitado tu web y la calidad de tus infografías es extraordinaria, paraquedarse con la boca abierta.
Felicidades y un abrazo

Carlos Zeballos dijo...

Begoñita
La próxima vez que vengas avísame y te llevo a pasear por varios jardines.
Un beso

Federico García Barba dijo...

Carlos:
Es una maravilla que nos cuentes tus andanzas por los jardines japoneses.
Visitar Japón y concoer sus maravillosos jardines es una de las cosas que quisiera hacer algún día.
Mientras tanto, gracias por tus magn´ficos relatos introductorios.

Carlos Zeballos dijo...

Federico

Pues a mí también me han dado unas gracias enormes de conocer las Canarias, gracias a tus sesusdos e interesantes análisis.

Un abrazo

Mildred dijo...

Buenas noches.

Me gusto mucho este blog, en especial la parte de los jardines japoneses porque estan muy bonitos y la informacion esta muy interesante. Ademas de que aprendi cosas nuevas y la publicacion sobre las torres enta genial, me encanto la torre tornado.

atte. Mildred del Carmen Hernandez Arreola, 1°B de la facultad de Arquitectura UNACH

Soy alumna de Arq. Fredy Ovando

Carlos Zeballos dijo...

Muchas gracias Mildred, me alegra mucho que la info te sirva

Un saludo a la gente linda de Chiapas.

viagra online dijo...

cada vez que veo una foto de tu blog me dan unas ganas increibles de vender todo lo que tengo para viajar, pero sobre todo a lo que es Asia y parte de Medio Oriente.