23 octubre, 2008

FOSTER EN CAMBRIDGE: FACULTAD DE DERECHO


Este artículo es la continuación de la anterior entrega sobre la Universidad de Cambridge y el proyecto de James Stirling y Norman Foster en Sidgwick Site.

FACULTAD DE DERECHO. NORMAN FOSTER.


La propuesta de Foster & Partners busca denotar vanguardismo y altamente tecnología, pero a la vez utiliza un lenguaje pulcro, elegante, flemática y matemática que caracteriza los diseños de Foster.


El edificio, culminado en 1996, se basa en un prisma rectangular, seccionado en diagonal en una de sus esquinas por una pared curva de cristal, exactamente en el mismo ángulo de la facltad de Striling.


El lado este, que vendría ser el lado recto del prisma, enfrenta una hilera de árboles y se alinea con la facultad de Historia.


Para evitar un ángulo muy agudo, Foster sutrae un volumen de la esquina definiendo el ingreso con una columna que soporta el techo curvado en voladizo.


La dramática punta sostenida por la fina columna es un sutil y a la vez llamativo detalle del edificio, expresando claramente la idea de acceso, pero a la vez dándole un carácter "aerodinámico".


Tras ingresar, un espacio impresionante de múltiple altura acoge las áreas sociales del edificio. Al interior se hallan salones de lectura y seminarios, auditorios, oficinas, y también la Biblioteca de Leyes Squire.


La pared acristalada, basada en una grilla triangular, permite el generoso ingreso de luz al interior. Sin embargo, y aprendiendo de los errores de su vecino, Foster propone un estricto control ambiental que resulta en un eficiente control de la energía del edificio.
Otra diferencia fundamental entre ambas áreas vidriadas es que mientras Striling ubica los estantes de libros hacia la ventana, Foster ubica balcones y galerías que gocen de visuales del espacio interior y hacia la plaza.


Sin embargo, el diseño original presentó serios problemas acústicos, ya que la forma amplificaba los sonidos de la parte inferior hasta hacer insoportable el ruido en los niveles superiores y la biblioteca. Este problema se corrigió en 1999 con la adición de una pantalla acústica acristalada, separando áreas ruidosas de las silenciosas.


A pesar de estos inconvenientes, la Facultad de Derecho es un referente de la universidad de Cambridge y cabe resaltar el esfuerzo de Foster & Partners por buscar integrarse espacialmente a su laureado vecino.



VER TAMBIÉN/SEE ALSO
- BIBLIOTECAS
- OTRAS OBRAS DE NORMAN FOSTER

5 comentarios:

Giancarlo dijo...

Y algun dia llegara tu articulo sobre el campus de Katsura???
Tambieeeeeeeeennnn vieeeeeeeneeeee....

Anónimo dijo...

Oye, no es mala idea hablar sobre Kyoto University en general. Después de todo muchos japoneses van a tomarse una fotito frente a la histórica torre del reloj... así que es lo menos que se puede hacer por nuestra querida alma mater

Federico García Barba dijo...

No conozco el edificio de Foster pero la última vez que estuve en Inglaterra visité la biblioteca de Stirling. Siempre me ha parecido su mejor obra y desde luego hace diez años se conservaba maravillosamente.
El edificio de Foster parece bastante respetuoso con el precedente y sus interiores son refrescantes aunque la deriva que ha experimentado esa firma es de lo más irregular.
Probablemente, el destino de la arquitectura como equipo amplío es la mediocridad.

jaume prat dijo...

Desde que tengo noticia de él, este edificio de Foster me ha interesado mucho. Las dos referencias máximas en el campo de la arquitectura moderna inglesa son, todavía hoy, Stirling y los Smithson. Foster sería el tercero en discordia, a cierta distancia sobre estos dos, y aquí no pudo resistir la tentación de medirse con el maestro escocés, animal arquitectónico puro, hecho de intuiciones, instinto y talento, las tres armas que tenía para resolver, con una seguridad insolente, cualquier programa que le cayese.
Curioso que el modo de Foser para medirse con el edificio vecino sea esta cierta actitud matemática, fría, tan alejada de lo que realmente es su arquitectura: un destello de brillantez, de elegancia, que humaniza esta actitud de querer medirlo todo. Foster es mucho más un arquiecto del instinto de lo que nos ha querido vender, y el declive de su firma en calidad viene, precisamente, cuando el volumen de obra ha impuesto que quedase sólo el método por encima de los detalles de calidad.

Inversiones en oro dijo...

La arquitectura es sin duda un arte que no muchas personas pueden tener, me gustan mucho tus blogs porque presentan verdaderas artes de arquitectura.